jueves, 15 de noviembre de 2012

GUION DE CIENCIA FICCION (Borador)


EXOPLANETA

EPISODIO 1

PRIMER BLOQUE

 

SECUENCIA 1

 

ESC 1 _ EXTERIOR _ ALGUN LUGAR DEL OCEANO ATLANTICO NORTE _ DÍA.

 

PLANO GENERAL LARGO:

El buque mercante Elisabeth navega sobre un mar totalmente en calma. Se trata de un barco mediano, viejo y que adolece de una buena mano de pintura. Su silueta se recorta insignificante en medio de la inmensidad del océano. Sobre él se halla un cielo azul totalmente despejado y el sol brilla con toda la intensidad del medio día. Sin embargo, como un delgado cordón a lo largo de la línea del horizonte, se advierte una oscura bruma que se ilumina esporádicamente, como si dentro de ella tuviera lugar una tormenta eléctrica.

 

 

ESC 2 _ EXTERIOR, CUBIERTA, BUQUE DE CARGA ELISABETH _ DÍA.

 

PLANO DE LA CUBIERTA:

Dos marineros (40 años) de aspecto tosco, se hallan apoyados en la barandilla y observan  el horizonte mientras hablan.

 

MARINERO 1

_ En todos mis años de marinero, y créeme que no son pocos, jamás había visto un mar tan calmado ¡Si parece un estanque!

 

El marinero 2 enciende un cigarrillo sin proteger con la mano la llama del mechero.

 

MARINERO 2

_ Tampoco corre una gota de aire.

 

Le muestra a su compañero la llama del mechero sin protección para que compruebe lo que dice y éste la observa con cierta preocupación.

 

MARINERO 1

_ Si hasta parece que costara respirar, No sé… no me gusta. No es normal.

 

El marinero 2 observa la bruma en el horizonte.

 

MARINERO 2

 

_ Si quieres preocuparte por algo, hazlo porque la tormenta no nos alcance.

 

 

ESC. 3 _ INTERIOR, PUENTE / EXTERIOR OCEANO _ DÍA.

 

Los tripulantes que se encuentran en el puente tienen el aspecto de tipos rudos y poco preocupados por su higiene personal, llevan la barba crecida de varios días, visten de civil y el único rasgo de mando es la gorra y la chaqueta desabrochada que lleva el capitán (50 años)

El segundo al mando, (39 años) también con gorra, observa a través de la ventana con unos binoculares, mientras el operador de las telecomunicaciones (30 años) con mucha interferencia sintoniza en uno de sus aparatos a una emisora de radio.

 

RADIO

…en nuestro baúl de los recuerdos hemos encontrado una joyita del rock. Si sabes cual es, llámanos y te regalamos una bonita taza de desayuno con el logo de nuestra emisora.

 

Comienza a sonar Humo Sobre el agua de Deep Purpel.

 

El timonel (60 años) mira al operador evidenciando su desagrado por la música.

 

TIMONEL

_ ¿¡Qué mierda es eso!?

 

El operador lo mira como si le sorprendiera su actitud.

 

OPERADOR

_ ¿¡Cómo que mierda es eso…!?  ¿Hablas enserio…? ¡Deep Purpel, tío! Un clásico del siglo pasado. ¡Debe tener cerca de ochenta años!

 

TIMONEL

_ Si sabes cual es, llama.

 

OPERADOR

_ Si Claro… y voy nadando a buscar la taza.

 

El segundo, sin dejar de observar con los binoculares por la ventanilla, se dirige al Capitán.

 

SEGUNDO

_ Capitán, debería ver esto.

 

El capitán se le acerca y coge de su mano los binoculares. Igual que él segundo, observa a través de la ventana.

 

PLANO DE LA NIEBLA (Subjetiva de los binoculares)

Ya no se trata de un fino cordón de bruma a lo largo del horizonte, ha aumentado de tamaño. También la intensidad de los esporádicos relámpagos.

 

El capitán gira preocupado hacia el operador de comunicaciones.

 

 

CAPITAN

_ ¿Martínez, que dice el último parte metereológico?

 

OPERADOR

_ Buen tiempo, capitán.

 

El capitán incrédulo le devuelve los binoculares a su segundo y se acerca al operador.

 

CAPITAN

_ ¡Imposible! Conéctese con el satélite y vuelva a comprobarlo. Vamos hacia una tormenta.

 

El  segundo sin dejar de observar por la ventanilla corrige al capitán.

 

SEGUNDO

­ _ ¿Tormenta…? Yo diría hacia un banco de niebla. Y bastante espeso.

 

PLANO DE LA NIEBLA (Subjetiva de los binoculares)

La franja de niebla en el horizonte sigue aumentado en intensidad.

 

El Capitán se muestra confundido.

CAPITAN

_ ¿Banco de niebla y relámpagos…? No tiene sentido.

 

Se acerca al segundo y le quita los binoculares para observar él.

 

PLANO DE LA NIEBLA: esta muy cerca de ellos.

 

CAPITAN

_ ¡Es imposible! ¡Avanza hacia nosotros a una velocidad increíble!

 

OPERADOR.

_Capitán, no hay ningún parte sobre la tormenta. Tampoco sobre bancos de niebla.

 

Aunque el operador desde su posición en la butaca no puede ver a través de las ventanas, nota como la claridad del exterior comienza a menguar y desconcertado gira hacia el instrumental para hacer sus propias comprobaciones.

 

PLANO DEL BARCO.

Sobre un mar totalmente estanco es envuelto rápidamente por la niebla que se ilumina esporádicamente como si en algún lugar dentro de ella hubiera descargas eléctricas.

 

CAPITAN

_ ¡Estamos dentro!

           

Se corta la energía del barco y el puente queda en penumbras. También los instrumentos de navegación y motores dejan de funcionar. El tema musical de la radio se corta y el silencio es total. Los ocupantes del puente se miran unos a otros entre desconcertados y asustados, excepto el capitán que permanece entero.

 

El timonel, alarmado,  rompe el silencio;

 

TIMONEL

_ Los motores se han detenido ¡Vamos a la deriva!

 

OPERADOR

_ ¡Y sin instrumentos estamos ciegos!

 

TIMONEL.

_ Esto no me gusta. Jamás había escuchado tanto silencio en el mar. Aunque esté en calma tiene su sonido. No sé… el viento… la proa abriéndose camino en el agua…

 

OPERADOR.

_ ¡Calla! Me pones nervioso.

 

FUNDIDO A NEGRO

 

 

ESC 4 _ EXTERIOR _ ALGUN LUGAR DEL OCEANO ATLANTICO NORTE _ DÍA.

 

ABRE DE NEGRO

PLANO DEL BARCO:

Se halla en medio de la espesa niebla. Aunque no se ven, ésta es iluminada por esporádicos relámpagos.

 

 

SEC 5 – INTERIOR, PUENTE _ DÍA

 

El timonel saca una vieja brújula del bolsillo y la mira preocupado, luego se dirige a la tripulación.

 

TIMONEL.

_ ¡Es que acaso no lo veis! ¡Debemos llevar cerca de una hora a la deriva y aún no os habéis dado cuenta!

 

SEGUNDO

_ ¿Cuenta de qué?

           

El Timonel duda en decirlo, como si temiera que fueran a reírse.

 

TIMONEL

_ Estamos en la zona del Triángulo de las Bermudas!

 

 

 

SEGUNDO.

_ ¡Por favor, Morgan! ¡No me va a salir ahora con que cree en esas estupideces!

           

El timonel le muestra la brújula.

TIMONEL

_ ¡Se ha vuelto loca! La heredé de mi bisabuelo y confió más en ella que en el GPS o el instrumental de este barco.

 

SEGUNDO

_ ¿Dime Morgan, cuánto hace que eres marinero?

 

TIMONEL

  _ Desde antes que tú nacieras.

 

SEGUNDO

   _ ¿Y cuántas veces has cruzado por este sitio.

 

TIMONEL

  _ Tantas veces como historias escuche de este lugar.

 

El comentario entre el timonel y el segundo logra molestar al capitán, que comienza a mostrarse inquieto.

 

CAPITAN

_ ¡Basta de tonterías! En estas aguas suelen aparecer tormentas espontáneas que no aparecen en los pronósticos metereológicos. En los últimos cien años nos hemos cargado el clima.

 

OPERADOR

_ No es que esté a favor de Morgan capitán, pero, ¿que me dice del instrumental? No funciona. Tampoco los relojes, ni nada que tenga chips. Deberíamos hacer algo.

 

El capitán no puede evitar sentirse incómodo.

 

CAPITAN

_ Lo más sensato es esperar a que se disipe la niebla. Seguramente hay una explicación para todo.

 

TIMONEL

  _ ¿Cuál?

 

Ante la sorpresa de todos vuelve la energía al barco, se encienden las luces y los instrumentos comienzan a funcionar. Excepto la radio sintonizada en la emisora.

 

CAPITAN

  _ ¡Que importa!

 

Se acerca a la ventana y observa a través de ella

PLANO DEL MAR:

La niebla ha desaparecido por completo y el mar deja de mostrarse estanco.

 

CAPITAN

_ Volvemos a la normalidad (Mira al timonel con una mueca burlona) Se lo dije Morgan, son tormentas efímeras. Nos Hemos cargado el clima (Ríe grotescamente) Esa es la explicación.

 

 

ESCENA 6 _ EXTERIOR, CUBIERTA DEL BARCO, DIA.

 

PLANO DE LOS DOS TOSCOS MARINEROS EN LA CUBIERTA.

 

El marinero 1 Apoyado en la barandilla estira el cuello hacia el mar.

 

MARINERO 1

_ ¿Lo notas?

 

El marinero 2 le mira desconcertado.

 

MARINERO 2

  _ ¿Notar qué?

 

MARINERO 1

_ Vuelve a correr el aire y el mar a cobrar vida. Ya no parece un estanque.

 

El marinero 2 le sigue la corriente, observa el mar y descubre con sorpresa algo flotando a sesenta metros del barco.

 

MARINERO 2

_ ¡¿Qué es eso?!

 

PLANO DEL MAR:

Una capsula metálica flota a la deriva. Es de alrededor de dos metros y medio de largo por setenta centímetros de ancho y tiene los dos extremos redondeados.

 

El marinero 1 se muestra súbitamente asustado.

 

MARINERO 1

_ ¡Un misil!

 

MARINERO 2

  _ A mí no me lo parece.

 

MARINERO 1

 _ ¿¡Y qué mierda sabes de misiles!

 

El Marinero 2 queda pensativo un instante, como si meditara en la posibilidad de que su compañero tuviera razón.

 

MARINERO 2

 _ ¿Y si le avisamos al capitán?

 

 

ESCENA 7 _EXTERIOR, CUBIERTA, ZONA DE CARGA, DÍA.

 

La grúa deposita con cuidado la capsula sobre la cubierta. Toda la tripulación del barco la observa desconcertada y nadie parece atreverse a acercarse. El capitán, al ver que ninguno toma la iniciativa decide ser el primero: lo hace con sigilo. El segundo va tras él y el resto los imita.

 

SEGUNDO

_ ¿Alguna idea capitán?

 

El capitán observa la capsula desconcertado.

 

CAPITAN

_ No tengo la mas mínima sobre que mierda puede ser este trasto.

 

El operador rodea la cápsula y descubre una inscripción a lo largo de un costado.

 

OPERADOR

             _ Capitán, vea esto.

 

PLANO DE LA INSCRIPCIÓN:

Puede leerse “ICARO I” y que la capsula está apoyada sobre otras letras que asoman bajo ella.

 

El operador se muestra pensativo.

OPERADOR

_  ¿De dónde me suena ese nombre…?

 

El timonel saca pecho orondo.

TIMONEL

_ ¡Hasta yo lo sé! Y eso que soy bastante bruto. De la mitología.

 

OPERADOR

_ No me refiero al nombre en sí. Sino al estilo de letras, que a la vez es el logo de algo.

 

El Capitán descubre las letras que asoman bajo la capsula.

 

CAPITAN

_ ¡Venid! Echarme una mano.

 

El resto de la tripulación pasa al otro lado de la capsula y a la orden del Capitán empujan para girarla un poco y así ver lo que dicen las letras que asoman.

 

 

PLANO DE LA INSCRIPCIÓN:

 

ICARO I

Industries Harrington.

 

El operador observa la inscripción.

 

OPERADOR.

_ Ahora lo recuerdo, ICARO I es el nombre de la nave que hace un año se perdió en el espacio y nunca más se volvió a saber de ella.

 

El capitán sonríe con ostensible avaricia y se dirige a la tripulación.

 

CAPITAN

_ Muchachos nos hemos ganado la lotería. Una vieja ley del mar dice que lo que se descubre en él le pertenece a quien lo encuentra (vuelve a sonreír) Me pregunto cuanto estará dispuesta a pagar Industrias Harrington para recuperar este trasto.

 

 

ESCENA 7 _ INTERIOR PUENTE _ DIA

 

El puente se halla desierto.

 

PLANO DE LA RADIO EN EL PANEL DE TELECOMUNICACIONES.

 

RADIO

… en nuestro baúl de los recuerdos hemos encontrado una joyita del rock. Si sabes cual es, llámanos y te regalamos una bonita taza de desayuno con el logo de nuestra emisora.

 

Comienza a sonar Humo Sobre el agua de Deep Purpel.

 

CREDITOS

 

Al final de los créditos, solo con los actores principales, aparece el titulo del episodio acompañado de una voz en off.

 

VOZ EN OFF

Hoy presentamos “El viaje”

 

 

SECUENCIA II

 

ESCENA 1 _ EXTERIOR, BASE ESPAACIAL DE INDUSTRIES HARRINGTON _ DIA.

 

LEYENDA:   

3 años más tarde.

                        Base espacial Industries Harrington, Almería, España.

PLANO GENERAL AEREO DE LA PISTA DE LA BASE:

Puede verse una gran nave espacial. A simple vista guarda cierto parecido con un jumbo pero es tres veces más grande y en proporción sus alas son mucho más cortas. Los dos potentes propulsores se hallan ubicados a ambos lados del fuselaje justo detrás de las alas y su largo es tres cuartas partes de la nave, extendiéndose más allá de esta. En el nacimiento de las alas, pegado al fuselaje, posee dos turbinas que le permiten ascender verticalmente. También posee dos timones de cola que forma una V y entre ellos hay otra turbina de ascenso vertical.

A trescientos metros de la pista, en semicírculo, unas vallas de seguridad separan a la gran multitud que se ha concentrado para ver despegar a la nave. Cerca de las vallas, del lado de la pista, hay un escenario con autoridades civiles y militares, delante de él se halla una gran orquesta tocando y a ambos lados, dos gigantescas pantallas ofrecen al publico primeros planos, tanto del escenario, como de la nave.

 

Marisa (27 años, periodista) se encuentra en el lugar para cubrir el evento.

 

MARISA

Habla a la cámara (Subjetiva)

_ Como ya hemos contado en la entrada anterior, no solo se trata de la nave espacial más grande construida hasta el momento, sino que además su tecnología, según Industries Harrington, se ha adelantado varias décadas a su tiempo. Tecnología que guarda en el más estricto secreto, sobre todo el de sus dos potentes motores PR 1000 capaces de reducir a la mitad el tiempo en llegar de la  tierra a Marte. Pero mejor escuchemos al presidente de Industrias Harrington que se dispone a hablar.

 

PLANO DEL ESCENARIO:

Alexander Harrington (35 años) se encuentra en medio de la comitiva y se acerca al micrófono acompañado por un fuerte aplauso que llega desde las vallas.

 

ALEXANDER HARRINGTON

_ Voy a ser breve, dado que me queda poco por decir. Los responsables del proyecto (gira ligeramente hacia los tres hombres que están a su izquierda para señalarlos con la mano y sonríe) han explicado tan bien que es ICARO II que no me han dejado nada para decir y las autoridades que me han honrado con su presencia (gira ahora hacia los cinco hombres que se encuentran a su derecha para también señalarlos) hablado de la importancia del proyecto para la colonización de Marte, que honestamente ya no puedo agregar una palabra más. Pero si puedo hacerlo sobre mi padre Robert Harrington. Que ICARO II  sea una realidad no es un merito mío. (Se emociona) Solo continué con su sueño. Como todos recuerdan el iba a bordo del ICARO I que desapareció hace cuatro años en el espacio sin que hasta el día de hoy hallamos encontrado una explicación. La historia de la carrera espacial está llena de accidentes y ello no impidió que se siguiera adelante, como tampoco lo permitiría mi padre. No volver a intentar la hazaña que el quería llevar a cavo sería defraudarlo, y no solo a él, también a vosotros que habéis vuelto a creer en el proyecto y con vuestra presencia me estáis apoyando. Nada más… gracias…

 

Un fervoroso y sostenido aplauso le sigue a sus palabras.

 

MARISA

Habla a la cámara (Subjetiva)

_ Ya lo habéis escuchado, un emotivo y breve discurso. Eso es todo por ahora, adelante estudios.

 

CORTE A:

 

ESCNA 2 _ INTERIOR ESTUDIO DE TELEVISION _ DIA.

 

En el centro de una mesa semicircular se halla Elena (45 años, conductora) y a ambos lados de  ella dos tertulianos (Daniel Moreno de  50 años y Julio Mendoza 47) Tras ellos, varias pantallas muestran distintos planos de la base espacial y de la nave.

 

ELENA

_ Gracias Marisa. Seguimos aquí en el plató con Daniel Moreno, periodista científico (señala a su izquierda con la mirada) y con Julio Mendoza (mira ahora a su derecha) responsable de relaciones públicas de Industrias Harrington. Bueno, no cave duda de que Alexander se veía emocionado.

 

DANIEL MORENO

_ Elena, nadie pone en duda que el proyecto ICARO es un gran paso para la colonización de Marte. Pero estamos colocando a Alexander Harrington como un benefactor de la humanidad y no es así.

 

Elena se muestra confundida.

ELENA

_ A que se refiere.

 

DANIEL MORENO

_ A que Industries Harrington es una empresa privada que gana mucho dinero con este proyecto. Sería interesante saber cuanto cobra a los distintos países de la Unión Europea que participan en la colonización de Marte para transportar material y personal, dado que el dinero es de los ciudadanos que pagan sus impuestos y no de los dirigentes políticos que han hecho tratos con él.

 

JULIO MENDOZA

_ Construir una nave como ICARO no es barato. Alguien tiene que ayudar a pagar los costos. Aún así, en este viaje inaugural, irán varias personas en carácter de invitadas. Cuatro de ellas porque han ganado un concurso, dos jovencitos por sobresalir en sus estudios, un turista que ha pagado su billete y el Profesor Petrus Atanasópulos como premio a toda una vida dedicada a la ciencia. Como puede apreciar, Harringtón trata de acercarse a todo tipo de gente en la medida que puede o premiar a aquellos que han sobresalido por su labor.

 

DANIEL MORENO

_ Eso es publicidad. Un ardid para distraer la atención presentándonos al proyecto ICARO como si fuera un reality show. Pero la realidad es otra. La tierra está superpoblada, nos hemos cargado el clima y con él al planeta. Dentro de unas décadas escasearan los alimentos, los recursos naturales cada vez son más escasos, hay una gran crisis energética y Harringtong nos ha convencido de que Marte es nuestra única oportunidad, cuando en realidad aún se pondrían gastar ésos millones de euros que cuesta el proyecto ICARO en tratar de salvar al planeta. Marte es un planeta al que aún hay que darle vida, la tierra ya la tiene, solo está enferma.

 

Julio Mendoza incómodo por su comentario mira a la conductora como si ella fuera responsable. Luego se dirige a Daniel Moreno.

 

JULIO MENDOZA

_Los cultivos hechos con ingeniería genética en Marte están siendo un éxito al igual que los experimentos para crear una atmósfera y podrían estarlo aún más. Pero el problema siempre ha sido la distancia que ha impedido una mayor frecuencia de las naves espaciales por el costo que ello implica.

 

Elena también se muestra incómoda.

ELENA

_ Ese problema con ICARO parece estar solucionado. Por su tamaño y capacidad de carga, cada vez que despegue será como si lo hicieran cuatro naves y hasta ahora los países implicados solo estaban enviando una cada cuatro años.

 

JULIO MENDOZA

_ Además, Harrington prometió un viaje al año, dado que gracias a su tecnología le permite ir a Marte y volver a la tierra en la mitad del tiempo. Es lo que la colonización estaba necesitando para ir más rápido. No veo el motivo de su crítica.

 

DANIEL MORENO

 _ (Burlón) ¡Bravo! Entonces, ya que tenemos un autobús en la puerta de casa, vayámonos todos a Marte y dejemos a la tierra desierta. Tal vez esa sea la salvación del planeta, que no halla seres humanos explotándola para que se recupere sola.

 

Elena tremendamente incómoda, trata de salvar la situación.

 

ELENA

_  Disculpe que le interrumpa, pero tenemos que ir a publicidad.

 

CORTINA MUSICAL DEL PROGRAMA

 

Julio Mendoza aprovecha que ya no está en el aire y se dirige indignado a Elena.

 

JULIO MENDOSA

_ Ignoraba que me había invitado a un debate (Se pone en pié) si me disculpa, voy al servicio.

 

Elena parece no saber que decir.

 

ELENA

 _ Si, si… claro (Alza la mano y llama con premura a un asistente) ¡Luís!

 

El asistente se acerca de inmediato.

 

ELENA

_Acompaña al caballero al servicio y daros prisa que en tres minutos volvemos al aire.

 

Elena espera que Luís se aleje con Mendoza y se dirige molesta a Moreno.

 

ELENA

¿Pero tú que quieres? ¿¡Que me despidan…!? Te invité para que hablaras del proyecto porque eres un especialista en viajes espaciales y no para que opinaras sobre Harrington ¿Quién te crees que está pagando éste programa?

 

DANIEL MORENO

_ También soy un especialista en Industries Harrington, conozco sus tejes y manejes y como periodista me limite a mostrar la otra cara del proyecto ICARO.

 

Daniel Moreno al girar para darle la espalda a Elena y, rodear la mesa para salir del plató, se lleva por delante a Luís que se acerca estresado.

 

LUIS

_ Prepárate, en cualquier momento conectamos con Mónica que está llegando a la pista.

 

ELENA

_ (Nerviosa) ¿Como que conectamos en cualquier momento? ¡Me faltan los tertulianos!

 

 

ESC 3 _ EXTERIOR _ BASE LUNAR ASMTRONG, DIA

 

PLANO GENERAL LARGO DE LA BASE LUNAR:

Puede verse en primer plano una gran pista de aterrizaje con hangares, en un segundo plano varios edificios pegados unos a otros y en un tercer plano la tierra distante y enorme.

 

 

ESC 4 _ INTERIOR _ BASE LUNAR AMSTRONG, DIA

 

Un paneo por el interior de la base muestra a un grupo de científicos trabajando frente a distintos tipos de instrumentos relacionados con la investigación espacial. Carter, uno de ellos, observa preocupado algo en su monitor.

 

PLANO DEL MONITOR:

Puede verse una especie de plasma junto a un gráfico donde varían vertiginosamente cifras de varios dígitos como si el sistema se hubiera vuelto loco.

Carter sin perder tiempo digita en el teclado algo, como si hiciera ciertas comprobaciones y tras ellas, al fin decide llamar a su superior que se encuentra a unos metros detrás de él.

 

CARTER

_ Comandante, vea esto.

 

El comandante se le acerca y queda tras él: observa el monitor.

 

COMANDANTE.

_ ¿Qué pasa Carter?

 

Carter mira el monitor confundido.

CARTER

_ No lo entiendo comandante…. Hace un instante tenía en la pantalla algo que jamás había visto. Era una especie de plasma electromagnético que parecía distorsionarlo todo. Pero ya no está.

 

PLANO DEL MONITOR.

Se ve una imagen del espacio sin el plasma y los números en el gráfico parecen estancos.

 

COMANDANTE.

_ No entiendo a que se refiere con distorsionarlo todo.

 

CARTER.

_ Envié hace unas hora una onda veta a modo de sonda para obtener algún tipo de lectura y los gráficos que aparecieron en la pantalla daban valores imposibles de creer. Cuanto intenté analizarlos, la zonda desapareció, fue como si esa especie de plasma electromagnético se la tragara. Lo increíble es que volvió a aparecer más allá de la aberración unos grados desplazada de su eje, como cuando coloca un lápiz en un baso de agua y da la impresión de que está partido por la refracción de la luz.

 

COMANDANTE.

_ (Incrédulo) ¿Intenta decirme que halló un fisura espacial…? Eso solo existe en las películas de ciencia ficción.

 

CARTER

_ (Incómodo) ¿Qué me dice de acumulación de materia negra? Es algo que aún no entendemos muy bien.

El Comandante parece meditar la posibilidad de estar frente a un hallazgo y cambia de actitud.

COMANDANTE.

_ ¿En que cuadrante estaba?

 

CARTER.

_ En el cuadrante 327.

 

COMANDANTE

_ Eso está más cerca de Marte que de nosotros.

 

CARTER.

_ Lo sé.

 

COMANDANTE.

_ Contacte entonces con el observatorio de Marte y averigüe si han visto algo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SEGUNDO BLOQUE

 

ESCENA 1 _ EXTERIOR PISTA / INTERIOR ESTUDIO DE TELEVISIÓN, DIA.          

 

Un pequeño autobús se detiene a unos pocos metros de la nave. Al abrirse la puerta rápidamente baja Ricardo (30 años, camarógrafo) con su cámara y se apresura en tomar posición para conseguir un buen plano de la puerta del transporte. Le sigue Mónica (27 años, reportera) que se queda cerca de la puerta para esperar a que el resto del pasaje también descienda. Ambos visten unos ligeros monos espaciales.

Ricardo la enfoca con la cámara, alza la mano libre y con los dedos cuenta hasta cinco.

Mónica tiene un pequeño auricular con micrófono y lleva la mano hasta su oreja como si quisiera aislar el ruido para escuchar instrucciones. Luego de asentir con la cabeza habla a la cámara.

 

MONICA.

Subjetiva de la cámara.

_ Gracias Elena. Como puedes ver acabamos de llegar y los invitados en cuanto cojan sus cosas bajaran del autobús para abordar la nave, Por otra parte, la tripulación de ICARO II ya está a bordo y en sus puestos, a excepción del Comandante Parker que les dará la bienvenida.

 

PANEO DE LA CÁMARA: hacia el comandante al pié de la escalera que lleva al interior de la nave.  

CORTE A;

 

INTERIOR ESTUDIO DE TELEVISIÓN.

 

Elena y los dos tertulianos que le acompañan (Julio Mendoza y  Daniel Moreno) han girado ligeramente hacia las pantallas que tienen a un costado donde aparece Mónica en la pista.

 

ELENA.

_ Debo confesar que realmente siento envidia. No todos los días se le presenta a un periodista una oportunidad como la tuya de hacer un viaje que será histórico.

 

CORTE A:

EXTERIOR PISTA

 

MONICA.

Subjetiva de la cámara.

_ Y yo debo confesarte que estoy muy nerviosa. No solo por el viaje, también por la responsabilidad de cubrirlo.

 

Mónica mira hacia la puerta del autobús y descubre que los pasajeros comienzan a bajar La cámara sigue la dirección de su mirada.

 

CORTE A:

 

INTERIOR ESTUDIO DE TELEVISIÓN.

 

ELENA.

_ ¿Podemos hablar con los pasajeros para que nos cuenten como se sienten, si están nerviosos como tu o impaciente por emprender el viaje?

 

CORTE A:

 

EXTERIOR PISTA

 

CON CAMATA SUBJETIVA

MONICA

_ Lamentablemente no hay tiempo. Debemos seguir un estricto protocolo y el Comandante nos ha pedido que en cuando bajemos del autobús nos dirijamos a la nave.

 

Los pasajeros entran en cuadro al pasar por detrás de Mónica quien gira hacia ellos mientras la cámara intenta tomarlos a medida que los menciona.

 

MONICA

_ Lo que puedo destacar como curiosidad es que gracias al concurso para viajar en ICARO II se ha formado un pasaje de lo más variopinto con los ganadores, desde un ama de casa hasta un mecánico de coches, sin dejar de mencionar al escritor Raúl Paredes que se ha pagado su billete de turista, los dos estudiantes que fueron elegidos por sus compañeros de instituto y al Profesor Petrus Atanasòpulos. Pero, también hay alguien más que aún no he mencionado, Ricardo Perales… Pásame la cámara Ricardo

 

Mónica coge la cámara y Ricardo entra en cuadro.

 

MONICA

VOZ EN OFF

 

_ Nuestro cámara…

 

Ricardo saluda a la cámara y luego la recupera para volver a enfocar a Mónica.

 

MONICA

_… y quien les habla, Mónica Ferguson. Eso es todo Elena, también nosotros tenemos que abordar la nave.

 

CORTE A:

 

INTERIOR ESTUDIO

ELENA

_ Gracias Mónica, desde aquí solo nos queda deciros suerte y que disfrutéis del viaje.

 

Con una subjetiva de la cámara de Ricardo, Mónica aparece en los monitores del estudio.

 

MÓNICA

_ Nos vemos a la vuelta ¡Adios!

 

Elena y los tertulianos observan en los monitores como Mónica enfocada por Ricardo alcanza al profesor de camino hacia la nave.

 

CORTINA MUSICAL DEL PROGRAMA: anuncia publicidad.

 

Elena gira hacia la cámara,

 

ELENA

_ Tras la publicidad volveremos a conectar con exteriores para ver el histórico despegue de ICARO II.

 

Elena lleva la mano hacia la oreja en actitud de escuchar algo en el diminuto auricular y asiente con la cabeza. Luego habla a un supuesto director que no entra en cuadro,

 

ELENA

_ Oscar desde la entrada a la base está pidiendo salir al aire. Puedes ponérmelo en el monitor para ver lo que tiene.

 

Mónica gira hacia la pantalla donde Oscar (30 años, periodista) cubre la nota. Tras él puede verse una multitud de gente con pancartas en distintos idiomas en contra del proyecto ICARO con lemas tales como: “Salven a la tierra”. “La tierra está enferma pero tu puedes salvarla”, etc. También se aprecia un fuerte cordón policial que les impide cruzar la carretera para que se acerquen a la entrada.

 

OSCAR

_ Como puedes ver Elena, en las puertas de la base se ha congregado una multitud de gente para protestar por el proyecto ICARO, A grandes rasgos podría decirte que deben ser mas de quinientas personas y serían aun más si la policía no hubiera cortado la carretera. Si te parece, cuando tu me digas salgo al aire.

 

ELENA

_ Vale.

 

Julio Mendoza, inquieto, acerca su cabeza a la de Elena para susurrarle algo.

 

JULIO MENDOZA

_ No creo que sea conveniente. Este es un programa sobre el proyecto ICARO y no sobre quienes están en contra. Eso debería dejarlo para el telediario.

 

Daniel Moreno alcanza a escucharle y mira molesto a Elena. Ella Intuye su mirada reprobatoria y se muestra incómoda.

 

Entre tanto en los monitores que están tras ellos cambia el escenario y deja la manifestación en la calle por el interior del puesto de control del lanzamiento, donde otro reportero aguarda para salir en antena. Tras él, el personal del puesto de control trabaja frenéticamente para el despegue de la nave.

 

CORTINA MUSICAL: indica el fin de la publicidad.

 

Elena vuelve a llevarse la mano a la oreja evidenciando que escucha algo a través del pequeño auricular y se prepara para salir al aire, ante la cuenta de cinco con los dedos de Luís.

 

ELENA

_ Ya estamos devuelta y sin perder tiempo pasamos a conectar con el puesto de control a escasos minutos de que comience la cuenta regresiva.

 

Mónica gira ligeramente hacia las pantallas.

 

CORTE A:

 

ESCENA 2 – INERIOR, PUESTO DE CONTROL – DIA.

 

REPORTERO

_ Hace unos instantes, el ingeniero Robert Wexler, responsable del puesto de control nos ha explicado porque ICARO II debe elevarse verticalmente hasta los seis mil metros de altura. Eso se debe a que cuando enciendan los propulsores laterales Pr 1000 generara una honda expansiva de unos tres quilómetros. Si la ignición la hiciera en la tierra, sería como si pasara un tornado (mira tras de sí inquieto) En este momento va a comenzar la cuenta regresiva…

 

VARIOS PLANOS DEL PERSONAL TRABAJANDO.

 

VOZ EN OFF

(Megafonía)

_ 15, 14

 

CORTE A:

 

 

ESCENA 3 _ INERIOR / EXTERIOR _ DIA

 

VOZ EN OFF

(Megafonía)

…13, 12

 

 

PLANO DE LA NAVE:

Comienza a salir un espeso humo de sus turbinas de ascenso vertical.

 

… 11, 10

 

PLANO DEL INTERIOR DE LA CABINA DE LA NAVE:

Paneo por el interior en el que se ve a los pasajeros en sus butacas (se muestran nerviosos)  y a la tripulación en sus puestos, preparada para despegar.

 

… 9, 8

 

Mientras la cuenta regresiva avanza se muestran planos de distintas ciudades del planeta, como así también casas de familia, cafeterías, centros comerciales, etc. Todos siguen el evento a través del televisor. La idea es darle una importancia a nivel mundial.

 

… 0.

 

PLANO DE LA NAVE.

La nave en medio de un súbito y ensordecedor ruido se eleva pesadamente mientras es envuelta por el humo de las turbinas. A medida que gana altura también lo hace en velocidad hasta convertirse en un punto diminuto en el cielo. Tras un destello producido por los motores PR1000 seguido de un ensordecedor ruido, ICARO II sale disparado hacia el espacio dejando una estela tras de sí, mientras la onda expansiva distorsiona el aire con un reflejo igual a las hondas en un estanque dejado por una piedra lanzada en él.

 

 

ESC.4 _ EXTERIOR, OBSERVATORIO EN MARTE _ DIA.

 

PLANO DEL OBSERVATORIO SOBRE LA SUPERFICIE MARCIANA:

Además del observatorio pueden verse los edificios de la colonia a modo de una pequeña ciudad.

 

ESC. 6 _ INTERIOR, OBSERVATORIO EN MARTE _ DIA.

 

El interior del laboratorio posee gran cantidad de instrumental, se parece al de la base lunar, pero la sala es mucho más grande y trabajan más personas. Sobre el bolsillo superior derecho de los monos que viste todo el personal, puede leerse BASE DE INVESTIGACION ESPACIAL EUROPEA. A diferencia de la base lunar, son civiles.

 

Gonzáles, (40 años) uno de los científicos que tiene en frente varios monitores, se muestra preocupado al observar los datos que aparecen en una de las pantallas. John Moore, su jefe, (45 años) pasa a lado y al ver el desconcierto reflejado en su rostro la curiosidad le lleva a acercarse para darles un vistazo a los monitores.

 

 

MOORE

_ ¿Qué pasa Gonzáles? Le veo preocupado por algo.

 

GONZALEZ

_ Estoy confundido. Jamás había visto algo igual. Observe…

 

Moor mira el monitor tan confundido como él.

 

MOORE

_ Parece una aberración electromagnética… una especie de plasma. Pero las lecturas del gráfico son desconcertantes. Tampoco yo había visto antes algo así ¿Cómo lo descubrió?

 

GONZALEZ

_ Hace poco más de seis horas recibí un mensaje de la base lunar. Me preguntaron si habíamos detectado algo extraño en el cuadrante 327. Les dije que no y me sugirieron que dirigiéramos uno de nuestros telescopios a esas coordenadas. El fenómeno está más cerca de nosotros y quieren saber si nuestras lecturas del cuadrante coinciden con las suyas, dado que la anomalía es inestable, aparece y desaparece sin que les dé tiempo a estudiarla.

 

MOORE

_ Pues entonces, ha tenido suerte en detectarlo.

 

GONZALEZ

_ Llevo horas aburrido, observando en el monitor un espacio vacío, y de pronto, hace quince minutos, los monitores comenzaron a volverse locos. El fenómeno apareció como por arte de magia.

 

Ve algo en el monitor que le sorprende

 

GONZALEZ

_ ¡Realmente es increíble! Igual que en la base lunar, envié una honda beta a modo de zonda, pero a diferencia del resultado que ellos obtuvieron, acerca de una extraña refracción en el eje, la mía desapareció como si se la hubiera engullido. ¡Pero no fue así!

 

MOORE

_ No le entiendo…

 

González entusiasmado y sorprendido a la vez, señala tocando con el índice la pantalla holográfica de uno de los monitores. Moore acerca su cabeza a la pantalla como si no quisiera perderse ningún detalle.

 

GONZALEZ

_ Son señales de la zonda. No debería estar ahí. Es como si ese flujo de energía al ser atravesado, en lugar de engullirla, que fue lo que creí, la hubiera hecho aparecer en otro cuadrante en cuestión de segundos, siendo lo normal para llegar a ese punto quince minutos.

 

Moore se entusiasma y se dirige al resto del personal.

 

MOORE

_ Los que estéis usando el telescopio Ks2 orientarlo hacia el cuadrante 327 y tomar todas las lecturas que podáis. Necesitamos saber que es esa cosa que esta ahí afuera en el patio de nuestra casa.

 

Gonzales se muestra frustrado.

GONZALEZ

               _ Señor, ha desaparecido.

 

MOOR

_ ¡Mierda! Aún así no pierda de vista ese cuadrante, dado que por el ha de pasar ICARO II antes de llegar aquí.

 

 

ESC 5 _ EXTERIOR _ ESPACIO

 

PLANO DE ICARO II.

ICARO II avanza hacia la cámara velozmente dejando tras ella una redonda y enorme tierra

 

ESC 6 _ INTERIOR NAVE _ ESPACIO

 

El pasaje se divierte experimentando con la falta de gravedad. Ricardo los graba con su cámara a modo de documentar la misión. Pero también sin descuidar su parte lúdica. Sin embargo, el juego empieza a frustrarse cuando las consecuencias de la ingravidez tienen efecto sobre el pasaje al no estar acostumbrados.

 

El diálogo de Mónica y Ricardo transcurre con una subjetiva de la cámara. Solo Mónica entra en el plano, dado que Ricardo al sostener la cámara se escucha en Off.

 

Mónica a Ricardo mientras flota ingrávida.

 

MONICA

_ (Burlona) Te has visto la cara. La tienes hinchada

 

Ríe divertida.

 

RICARDO.

_ ¿Y tu te has visto la tuya? Pareces un cerdito.

 

MONICA

_ ¿Te estás quedando conmigo?

 

Ricardo se le acerca con la cámara para tener un primer primerísimo plano.

 

MONICA

_ ¿No hablaras enserio…?

 

Con un mantón intenta apartar la cámara sin éxito.

 

MONICA

_ ¿No iras a editar esto? (Se espanta) ¡Necesito un espejo!

 

Mónica mira a su alrededor en busca de un espejo. En su lugar, en una de las paredes encuentra una pulida tapa metálica que cubre unos circuitos y se mira espantada. Ricardo sigue sus movimientos con la cámara y ríe divertidamente.

 

RICARDO

_ Un cerdito muy hinchado

 

Mónica enfurece.

MONICA

_ ¡Basta, no me grabes más!

 

Detrás de ellos se escucha a John espantado.

 

JOHN

_ ¡Emergencia! ¡Que venga la Doctora.

 

Ricardo con la cámara panea rápidamente hacia John (39 años), éste le indica que tome a Frida Müller (54 años) quien inclinada, tiene una mano en el estómago y la otra en la boca para tapársela.

 

FIN DE LA CÁMARA SUBJETIVA.

 

En la parte delantera de la nave, Silvia (30 años, doctora) se encuentra conversando cerca de los controles de vuelo con la sargento Berkoff (29 años) Ambas se hallan sentadas y giran hacia John.

 

John se aleja de Frida al tiempo que la señala con asco.

 

JOHN

_ ¡Va a vomitar y no me gustaría que su vómito flotara junto a nosotros!

 

Berkoff reacciona rápidamente y se dirige al pasaje con voz firme:

 

BERKOFF

_ Sujetaros.

 

Berkoff oprime una tecla en el panel que tiene enfrente y vuelve la gravedad a la nave haciendo que el pasaje caiga torpemente al suelo.

 

SUBJETIVA DE LA CAMARA DE RICARDO

Silvia deja su butaca y se acerca a Frida. Antes de llegar coge una bolsa del botiquín ubicado en una de las paredes y una vez frente a ella, se lo entrega para que vomite: lo hace tremendamente descompuesta, ante el asco del pasaje.

 

Mónica se planta delante de la cámara para reprender a Ricardo.

 

MONICA

_ ¿No irás a grabar eso?

 

RICARDO.

_ ¿Por qué no?

 

MONICA

_ ¡Es asqueroso!

 

FIN CÁMARA SUJESTIVA

 

Silvia, con el pie, abre la tapa de una especie de cubo higiénico que está cerca de ellos para que Frida tire la bolsa usada. Una vez que lo hace, le entrega otra y la acompaña hasta su butaca para que se siente. El resto del pasaje se limita a observarlos y Ricardo a grabar.

 

SILVIA

_ (A Frida)  ¿Te sientes mejor?

 

Frida se muestra sumamente avergonzada.

 

FRIDA

_ Se me dio vuelta el estómago al sentirme desorientada… No sabía donde era arriba o abajo. No sé, creo que me mareé.

 

Berkoff se les acerca y se dirige a Silvia.

 

BERKOFF

_ Deberías preguntarle que cenó anoche.

 

SILVIA.

_ ¿Qué cenaste anoche?

 

Mónica se les acerca ansiosa por algo, pero se contiene y espera que terminen de hablar.

 

Frida baja la cabeza como si fuera culpable de algo.

 

FRIDA

_ Sabe Doctora, a mis dos hijas y a mí marido les encantan los guisos que cocino, soy buena cocinera, y como por unos meses van a tener que arreglárselas sin mí, me pidieron que les hiciera algo especial y bueno… al verlos comer…

 

BERKOFF

_ Te tentaste y te saliste de la dieta previa para el viaje (Con fastidio) ¡Civiles! ¡A quien se le ocurre invitar a un ama de casa a viajar por el espacio! Las reglas son para cumplirla.

 

Frida no se atreve a mirarla a la cara.

 

FRIDA

_ Lo siento…

 

SILVIA

_ Está bien Frida, no pasa nada.

 

Mónica se impacienta y decide interrumpir: se dirige a Silvia.

 

MONICA.

_ Bueno, si Frida ya está bien, ahora tiene que atenderme a mí.

 

Silvia la mira como si la estudiara.

 

SILVIA.

_ ¿Y que es lo que tienes…?

 

Mónica se indigna

MÓNICA

_ ¡Me has visto la cara!

 

Señala su cara con los dos dedos índice y la acerca a la de Silvia para que la observe.

 

MONICA

_ ¡Parezco un monstruo!

 

Silvia mira a Berkoff y ambas disimulan una sonrisa.

 

SILVIA

_ (A Mónica) Tranquila, no es nada.

 

Mónica se muestra más indignada aún.

 

MONICA

_ ¿¡Cómo que no es nada!? Vosotras no tenéis la cara como yo. De hecho debo ser la única, y eso no me parece que sea bueno.

 

Silvia, risueña, niega con la cabeza su actitud.

 

SILVIA

_ Tranquila. Ya se te va a pasar.

 

Silvia mira A Berkoff como indicándole que la acompañe.

 

Mónica al ver que comienzan a retirarse enfurece.

 

MONICA

_ (A Silvia) Tu actitud no es nada profesional. De que mierda sirve que halla una doctora a bordo si ni siquiera es capaz de darme una crema.

 

Mónica, impotente, ve que Silvia y Berkoff la ignoran y se retiran. Al quedar sola hecha un nervioso vistazo a su alrededor y ve que Patricia (32 años), toma apuntes de un monitor en uno de los paneles laterales de la nave y se le acerca presurosa.

 

MONICA

_ Tú también eres doctora, ¿verdad?

 

Patricia la mira como si no entendiera su pregunta.

 

PATRICIA.

_ Sí ¿Por qué?

 

MONICA

_ ¡Es que no me has visto la cara!

 

PATRICIA

_ (Sonríe) Lo mío no es la medicina. Soy exobióloga.

 

MONICA

_ ¿Y para qué sirve una exobióloga en la nave?

 

PATRICIA.

_ Aquí para nada. Sin embargo debo reemplazar a una colega en Marte para que pueda regresar a la tierra. Pero tranquila, lo que te sucede no es grabe. En el espacio los fluidos están libres de los efectos de la gravedad. Es lo que se conoce como desplazamientos de fluidos. Llegan más fácilmente a todas partes del cuerpo y una de las consecuencias suele ser esa hinchazón que tienes. Pero ahora que volvemos a tener gravedad artificial, en unas horas volverás a estar bien.

 

Miguel Ordóñez (15 años) se les acerca y espera a que terminen de hablar.

 

MONICA

_ ¿Y por qué solo yo he sufrido las consecuencias? Bueno, también Ricardo ¡Pero no está tan hinchado como yo!

 

PATRICIA

_ No todos los organismos son iguales. Pero tu y Ricardo no habéis sido los únicos en sufrir las consecuencias de la falta de gravedad. Fíjate lo que le pasó a Frida, la desorientación hizo que se mareé y vomitó. Si hubierais estado más tiempo expuestos a la ingravidez, seguramente habría alguno más de vosotros sufriendo las consecuencias. Ah, también tienes la nariz colorada.

 

Mónica se lleva la mano a la nariz.

 

MONICA.

_ ¿De veras…? ¡Necesito un espejo!

 

Gira presurosa en busca de la tapa metálica de los circuitos donde se había visto antes. Al hacerlo se choca con Ricardo que la está grabando con la cámara.

 

MONICA

_ (Furiosa) ¡No habrás grabado esto!

 

RICARDO

_ (Risueño) No iba a perdérmelo.

 

MONICA.

_ Si serás cabrón.

 

Mónica se aleja indignada, Ricardo ríe disfrutando de la situación y Miguel aprovecha para dirigirse a Patricia.

 

MIGUEL

_ ¿Estará muy ocupado el informático?

 

Lo señala con la mirada.

 

Tony, (38 años, afro americano) se encuentra a un costado de los mandos principales de la nave, frente al conjunto de instrumentos más numerosos con los que cuenta ICARO.

 

PATRICIA

_ ¿Te refieres a Tony?

 

MIGUEL

_ No sé como se llama. Pero sucede que la informática me mola.

 

PATRICIA.

_ Ven entonces que os presento.

 

Se acercan a Tony por detrás y le toman casi por sorpresa.

 

PATRICIA.

_ Este caballero quiere hablar contigo.

 

Patricia se retira para continuar con lo que estaba haciendo antes de que Mónica la interrumpiera.

 

TONY

_ ¿Cómo te llamas, chaval?

 

MIGUEL

_ Miguel.

 

TONY

_ Yo soy Tony Brow, de Carolina del Norte (le estrecha la mano) ¿Qué precisas, chaval?

 

Miguel mira fascinado el instrumental.

 

MIGUEL

_ ¿Este ordenador es un Nerus?

 

TONY

_ ¡Ordenador! No le insultes. Esto es más que un ordenador. Es casi un ser vivo

 

Tony oprime una tecla y sobre la gran pantalla holográfica que está frente a el se levanta una tapa, donde puede verse a una masa informe parecida en su fisonomía a un cerebro.

 

TONY

Es una complejísima combinación de neuro chips y masa cerebral creada genéticamente para conectarse con los circuitos. Los ordenadores comunes tienen disco rígido para almacenar los datos. Nerus tiene memoria y ¿sabes por qué? Porque posee cerebro como tú o yo.

 

Miguel se muestra fascinado.

MIGUEL

_ He leído en las revistas científicas, que es capaza de razonar y tomar decisiones por si solo.

 

TONY

_ ¡Por supuesto! No hay un solo circuito, tecla o cable que Nerus no controle en esta nave y si surgiera algún problema, lo resolvería sin siquiera consultárnoslo ¡Ni nos enteraríamos!

 

MIGUEL

_ Y no es peligroso confiar en que un ordenador… Perdón… Que Nerus controle todo sin consultar a nadie, como para tener una opinión humana ante un problema.

 

TONY.

_ ¿¡Es que no te has dado cuenta chaval? No estamos viajando en una nave controlada por Nerus. Estamos dentro de Nerus. ICARO es un ordenador con forma de nave espacial. Pero tranquilo, si no pudiera resolver un problema, cosa que sería imposible, nos lo diría.

 

MIGUEL

_ ¿Entonces si Nerus hace todo, para que estás tú, el comandante, los pilotos…

 

TONY

_ (Finge ofenderse) Eh, que también somos importantes (con cierta frustración) Aunque con Nerus hay poco por hacer (Señala con la mirada al Señor Bolt) ¿Ves ese tío tan feo con una prótesis craneal?

 

 

PLANO DEL SR. BOLT: se trata de un tipo delgado y alto de edad indefinida. Una prótesis craneal de metal abarca toda su cabeza, mentón y cuello. Solo puede verse parte de su cara a partir de la mitad de la frente, quedando sus orejas dentro de la prótesis.

 

MIGUEL

_ Parece un androide.

 

TONY

_ (A modo de pensamiento) Y a veces se porta como tal… Pues bien, el en su cabeza tiene la misma tecnología.

 

MIGUEL

_ ¿Y cual es la función del  Sr Bolt en esta nave?

 

TONY

_ Es el ingeniero de abordo. Aunque en la práctica, es más que eso: es el que manda.

 

Miguel se muestra confundido.

 

MIGUEL

_ Pensé que era el Comandante Parker.

 

TONY

_ Pues no chaval, está por encima de él. Además de ingeniero, Bolt es el representante de Industries Harrington y su función es supervisar la misión.

 

Miguel observa a Bolt como si le estudiara.

 

MIGUEL

_ Escuché cuando la Sargento Berkoff le decía al piloto que no tenía sentimientos ¿Es verdad?

 

TONY

_ Eh, que eso de andar escuchando las conversaciones de los demás no está bién. Pero bueno, debe ser verdad. El tío éste sufrió un terrible accidente que le dejó en estado vegetativo y gracias a conectarle los neuro chips y otros trastos más a su cerebro, o a la parte útil que le quedaba, podría decirse que volvió a la vida. Como más de la mitad de su cabeza es un ordenador, parece que la parte donde estaban los sentimientos debió ir a parar al cubo de la basura y para el solo sirve lo que es lógico. Como el Sr. Spok.

 

MIGUEL

_ ¿El Sr. Spok…?

 

Tony finge ofenderse.

TONY

_ ¿¡No conoces al Sr. Spok!? ¿Pero que clase de cultura tienes, chaval?

 

MIGUEL

_ Pues no sé quien es.

 

TONY

_ Hazme un favor entonces, dile a Raúl, el escritor, que te diga quien es y cuanto te enteres seguimos hablando.

 

Berkoff pasa cerca de ellos y Tony aprovecha para detenerla. Miguel permanece en su lugar.

 

TONY

_ Bersy, ven un momento.

 

BERKOF

_ ¡Odio que me llames Bersy!

 

TONY

_ Es que Berkof me suena a general del ejercito ruso (con lívido) Y tu eres tan guapa y sexy que el apellido no te pega.

 

BERKOF

_ Pues soy hija de Argentinos.

 

TONY.

_ Pues habrá habido algún Rusito en tu familia ¿¡Argentina has dicho!? (otra vez con lívido) Con razón tu acento me pone.

 

BERKOF

_ Corta el rollo. ¿Qué quieres?

 

Tony deja de hacerse el gracioso y señala con la mirada a Yolanda, la joven estudiante de catorce años, que se halla sentada en una de las butacas reservadas para el pasaje.

 

TONY

_ Deberías acercarte y ver que le pasa.

 

MIGUEL

_ Desde que despegamos prácticamente no ha dicho una palabra y eso que he intentado buscarle conversación para animarla.

 

TONY

_ ¡Valla, al final el amigo es todo un galancete! Tal vez sea tímida.

 

MIGUEL.

_ Yo creo que está asustada.

 

Tony le da un sutil codazo a Miguel a modo de complicidad.

 

TONY

_ Es guapa, eh.

 

MIGUEL

_ No está mal.

 

Bercof los mira sin una expresión definida y luego niega con la cabeza, como si fueran tal para cual. La cámara la sigue cuando comienza a retirarse hacia donde está Yolanda. Aún así, Tony y Miguel permanecen encuadrados lo suficiente para que se vea al informático dirigirse a Miguel, evidenciando que de pronto comienza a caerle bien por su respuesta sobre Yolanda.

 

TONY

_¿Sabes Miguel, el Sr. Spok era el personaje de una serie, Star Trek, del siglo veinte….

 

Berkof se sienta en la butaca al lado de Yolanda.

 

BERKOF

_ ¿Te encuentras bien?

 

YOLANDA

_ Sí, a mí no se me ha hinchado la cara. Solo siento la nariz como si estuviera resfriada.

 

BERKOF

_ No lo digo por eso. Me refiero a que como estás aquí sola, no sé… Quizás pueda hacer algo por ti. Me da la impresión que algo te preocupa.

 

Yolanda improvisa una sonrisa, aunque prefiere no contestar.

 

YOLANDA

_ Estoy bien. Sólo que me cuesta integrarme. Pero es cuestión de tiempo.

 

Yolanda tiene la cremallera del mono espacial desabrochado hasta debajo de los pechos Sobre la camiseta, Berkof descubre un pequeño silbato colgando de una cadenita que la joven aprieta en su mano.

 

BERKOF

_ ¿Qué es?

 

Yolanda la mira seria, evidenciando que ha preguntado una obviedad.

 

YOLANDA

_ Un silbato ¿Acaso no lo ve?

 

BERKOFF

_ Me refiero a que no es común un silbato como colgante (Le sonríe con cierta complicidad) ¿Apuesto a que te lo ha dado un amigo con el que simpatizas para que le recuerdes mientras estás lejos?

 

Yolanda vuelve a mirarla seria. Esta vez, como si acabara de escuchar una tontería.

 

YOLANDA

_ Me lo prestó mí abuelo.

 

Berkoff se muestra confundida.

 

BERKOFF

_ ¿Te lo prestó?

 

Yolanda vuelve a mirarla como si no quisiera seguir con el tema.

 

YOLANDA

_Sí. Dijo que me traería suerte

 

BERKOFF

_ Entiendo, es un amuleto.

 

YOLANDA

_ Algo así…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TERCER BLOQUE

 

ESC. 1 _ EXTERIOR,  CAPIÑA ITALIANA _ DIA.

 

FLASH BACK

 

PLANO GENERAL LARGO CON PANEO.

Puede verse la típica campiña italiana con un fondo montañoso y un pequeño pueblo sobre un cerro bajo donde destaca la torre de una iglesia, A los pies del cerro se extiende hasta un primer plano un frondoso bosque, en él que dos enormes perros de raza corretean entre los árboles. Yolanda los observa mientras su abuelo se le acerca por detrás, rodea el tronco donde está sentada y se acomoda a su lado.

 

ABUELO

_ ¿Qué le pasa a mí princesita que está tan callada?

 

YOLANDA

_ Abuelo, no me gusta que me llames princesita ¡Ya no soy una niña!

 

ABUELO

_ Como quiera señorita. Pero no me vas a negar que algo te preocupa. Quizás sea que en tres días harás un viaje histórico en la ICARO.

 

YOLANDA

_ No tengo miedo al viaje abuelo, si es que a eso te refieres.

 

ABUELO

_ Entonces debo confesar que estoy confundido. Hasta ayer tenías un entusiasmo tremendo con el viaje. De hecho contabas los días como si te parecieran interminables. Pero hoy no has dicho una palabra de tu viaje a Marte (le sonríe con complicidad) Anda, dime que te pasa.

 

Yolanda duda en contárselo, como si temiera que fuera una tontería.

 

YOLANDA

_ Es que anoche tuve una pesadilla.

 

ABUELO

_ Y qué has soñado?

 

YOLANDA

_ No lo recuerdo bien, pero me dejó la sensación de que algo malo iba a pasar durante el viaje. No sé, siento como si fuera una premonición.

 

El abuelo vuelve a sonreír y luego niega con la cabeza.

 

ABUELO

_ ¡Ay mí princesita! Perdón, señorita. Eso es normal. Mira, he viajado muchas veces en avión y créeme que el día anterior no puedo dormir, es como si presintiera que algo malo va a pasar. Pero mis temores desaparecen una vez que estoy volando y ya lo vez, jamás me ha sucedido nada.

 

Yolanda ríe de si misma poco convencida

 

YOLANDA

_ Debe ser eso abuelo…

 

El abuelo saca del bolsillo un pequeño silbato de plata con una cadenita, también de plata, y se lo muestra.

 

ABUELO

_ ¿Sabes? Siempre soñé con viajar al espacio y descubrir nuevos mundos, aunque sabía que era imposible que lo hiciera. Sin embargo tú vas a conseguirlo y quisiera pedirte un favor.

 

YOLANDA

_ ¿Qué favor?

 

Él abuelo le entrega el silbato y Yolanda se muestra confundida.

 

YOLANDA

_ Quieres que llame a los perros?

 

ABUELO

_ Hazlo, ya es hora de regresar a casa. Si a la abuela se le enfría la cena, sabes como se enoja.

 

Yolanda sopla el silbato, sin que este emita ningún sonido.

 

YOLANDA

_ Es asombroso como los perros pueden oírlo y nosotros no.

 

ABUELO

_ En muchos aspectos son más listos que nosotros.

 

YOLANDA

_ ¿Ese era el favor?

 

ABUELO

_ No

 

YOLANDA.

_ ¿Entonces…?

 

ABUELO

_ Mira, hace Más de treinta años que tengo ese silbato. Me lo dio mi padre que también entrenaba perros como yo y mí intención era dárselo al tuyo, pero decidió ser abogado y por lo visto el silbato ha de morir conmigo. Pero antes, ya que jamás haré un viaje espacial, me gustaría que lo llevaras contigo a modo de amuleto, para que cuando regreses y me lo devuelvas pueda decirle a mis amigos del club “mirad, algo que ha estado toda la vida conmigo ha ido a Marte y vuelto” Será como si hubiera viajado una parte de mí. Como ves, nada malo puede pasar en ese viaje. Este silbato se a empeñado en estar conmigo, lo he perdido varias veces y siempre he dado con él, así que tendrás que devolvérmelo tarde o temprano.

 

PLANO DE LOS PERROS: corren obedientes al llamado del silbato.

 

FIN FLASH BACK

 

 

ESC. 2_ EXTERIOR _ ESPACIO

 

PLANO DE ICARO II ZURCANDO EL ESPACIO.

 

Un arcing semicircular entorno a la nave que comienza con los potentes motores traseros muestra a un costado de ella a la luna. Aunque se ve inmensa, también está muy lejos. El arcing continua tomando a la nave de frente y tras ella se observa a la tierra todavía enorme. El arcing se detiene y la nave pasa por encima de la cámara quedando un plano general largo de la tierra.

 

 

ESC. 3 _ INTERIOR NAVE.

 

Raúl está sentado en la butaca al lado del Profesor Petrus Atanasópulos (65 años) y deja de escribir en su tablet al observar con curiosidad como el profesor parece sumamente entretenido calibrando el extraño aparato que tiene sobre su regazo. Se trata de una pequeña caja de treinta centímetros por quince y siete de espesor, con un displey holográfico y táctil al antojo de su dedo índice para corregir lo que parecen ser parámetros de algo.

 

RAUL

_ ¿En qué trabaja profesor? Lleva un buen rato con eso.

 

Petrus se entusiasma ante el interés de Raúl por el aparato.

 

PETRUS

_ Es algo que pienso probar desde el espacio cuando estemos en órbita sobre Marte.

 

RAÚL

_ ¿y qué es?

 

PETRUS

_ Si, claro… claro… Se trata de un espectrómetro de refracción lumínica ¿Se preguntará para que sirve? Pues bien, toda materia sea orgánica o gaseosa refracta la luz de un modo diferente y este aparatejo es capaz de analizar su composición.

 

RAUL

_ La sonda Providence lleva uno (Sonríe afable) He leído su último libro.

 

PETRUS

 _ Si, claro… claro… Pero no es portátil como éste que se puede conectar a cualquier ordenador de cualquier nave o usarlo manualmente con una batería (Queda pensativo) ¿Ha dicho que ha leído mí libro…? 

 

Raúl con cierta vergüenza.

 

RAUL

_ He leído varios libros suyos y créame, me sirven de inspiración para mis novelas. Sobre todo el último donde habla del campo intermedio entre la fricción de materia y antimateria.

 

Petrus le mira sonriente, como si fuera a confesarle un secreto.

 

PETRUS

_ ¿Sabe? Usted ha interpretado mi teoría mucho mejor que mis colegas que me han tachado de delirante, por no llamarme senil.

 

Raúl se muestra sorprendido.

 

RAUL

_ ¡Ha leído mi novela!

 

PETRUS

_ Y la pequeña biografía que la acompaña. Bueno, era una forma de conocer al menos a alguien con quién iba a hacer este viaje (Lo mira como si le estudiara) Así que fue piloto.

 

RAUL

_ Es agua pasada.

 

PETRUS

_ Si claro… claro… Pero apuesto a que preferiría estar conversando con los pilotos de ésta nave en lugar de con un viejo.

 

RAUL.

_ ¿Qué dice? Para mí es un placer hablar con Usted.

 

PETRUS

_ Ya…ya… Yo que usted (Observa a los pilotos) me acercaría ahora que parece que no tienen mucho trabajo.

 

Raúl sigue la dirección de la mirada de Petrus y comprueba que tiene razón. El Capitán Colin Rush (35 años) y el Teniente Eric Carter (32), conversan animadamente como si estuvieran frente a la barra de un bar en lugar de los controles de navegación. También nota que Berkoff, sentada al lado de Eric, se muestra ocupada con el instrumental que tiene adelante. Mientras Raúl decide si debe acercarse, se distrae observando como frente a los tres, las grandes ventanas de ICARO dejan ver la inmensidad del negro espacio donde solo pueden apreciarse los puntos luminosos de las estrellas.

 

PETRUS

_ ¿A qué espera?

 

Duda en contestar.

 

RAUL

_ Es curioso profesor, pero cada vez que miro a través de las ventanas de ICARO al espacio, siento cierta claustrofobia (Ríe de si mismo) No me pasaba encerrado en la cabina de un avión.

 

Petrus le resta importancia.

 

PETRUS

_ Eso es normal, tenía un punto de referencia, la tierra. Aquí no existe ni el arriba ni el abajo, solo una ilusión con el soporte gravitacional. Pero valla hombre, valla…

 

RAUL

_ Tiene razón profesor, es una tontería. Soy hombre de acción ¿sabe? Y estar aquí sin hacer nada me aburre.

 

Raúl deja su butaca y se acerca a los pilotos.

 

RAUL

_ Veo que tenéis poco trabajo.

 

Colin se muestra resignado.

COLIN

_ Nerus hace todo.

 

Eric señala con la mirada a Tony

 

ERIC

_ A veces me pregunto si el informático no es el verdadero piloto de este trasto.

 

Berkoff se dirige a Raúl molesta.

BERKOFF

_ Los pasajeros no deben pasar la línea roja marcada en el piso. No sé porque los ingenieros que construyeron esto no separaron la cabina como en los aviones.

 

COLIN

_ El no es un pasajero común ¡Es piloto como nosotros!

 

Berkoff mira a Raúl confundida

BERKOFF

_  ¡Piloto! Pensé que era escritor.

 

COLIN

_ Pues ahora lo sabes.

 

BERKOFF

_ Aun así, como responsable de seguridad no puedo permitirlo.

 

COLIN

_ Por favor Berkoff, para un piloto como Raúl, éste sofisticado instrumental debe llamarle mucho la atención.

 

Berkof mira a Raúl como si vacilara en acceder.

 

Eric se dirige a Colin, también confundido.

 

ERIC

_ ¡Piloto! Pensé que era turista.

 

Berkoff no puede evitar burlarse:

BERKOFF

_ Por lo visto el amigo es muchas cosas, escritor, turista y piloto.

 

Raúl se muestra incómodo.

RAUL

_ Ex piloto. Pero bueno, si no debo estar aquí no quiero comprometer a nadie.

 

Colin mira de soslayo al Comandante conversando con el Sr. Bolt de espalda a ellos y luego se dirige a Raúl.

 

COLIN

_ No creo que el comandante se enoje si lo ve. Además alguien que ha estado en combate como Usted y entrenado tantos años a pilotos, jamás deja de serlo (se dirige a Eric) ¿Sabes Eric? el fue el que creó el salto del gato?

 

Colin nota que Berkof y Eric lo miran como si no entendieran de lo que habla

 

COLIN

¿Apuesto a que no sabéis que es el salto del gato?

 

Eric y Berkof ahora se miran uno al otro como si no le quedara más remedio que escucharle.

 

Colin se dirige a Raúl entusiasmado.

 

COLIN

_ Se lo cuenta Usted o lo hago yo.

 

Raúl se muestra más incómodo aún.

RAUL

               _ Adelante…

 

COLIN

_ Hice mi entrenamiento para pilotar los R-CAT 32 en la misma academia donde estaba Usted. De hecho iba a ser mi instructor. Hasta nos dio las clases teóricas. Pero dejó la academia cuando íbamos a empezar con las prácticas. Comprendo que no me recuerde, éramos muchos. La cuestión es que quien le remplazó jamás quiso enseñarnos el salto. Decía que era peligroso.

 

Berkoff se impacienta

BERKOF

_  ¿Y en qué consiste ese salto tan famoso?

 

COLIN

_ Antes deberías saber que el R-CAT 32 es un jet bastante grande capaz de transportar un pelotón completo y pertrechos, inclusive, hasta un pequeño carro de combate.

 

Berkoff mira a Colin ligeramente ofendida, como si creyera que la toma por tonta.

 

BERCOF

_ Se cual dices. Es ese que tiene junto al fuselaje dos turbinas de ascenso vertical como ICARO.

 

COLIN

_ Y dos turbinas Champion en la cola que le permite alcanzar la velocidad de un caza (se dirige a Raúl) ICARO en la atmósfera terrestre es básicamente un R-CAT 32. Está diseñado con la misma filosofía.

.

ERIC

_ Aunque el R-CAT 32 es muy veloz y puede enfrentarse en un eventual combate con cazas convencionales, para mí tiene una gran desventaja, su tamaño.

 

COLIN

             _ Para eso está el salto

 

BERKOF

             _ ¿¡Y que carajo es ese salto!?

 

PRIMER PLANO DE RAUL: a modo de empalme con el  flash_ back.

 

 

ESC. 4 _ EXTERIOR, AIRE / INTERIOR, CABINA R _ CAT 32 Y CAZAS _ DIA

 

FALSH_BACK

 

Sobre un terreno semidesértico un R-CAT 32 está posado sobre el suelo con el gran portal trasero abierto y las turbinas laterales de ascenso vertical en funcionamiento lo que provoca una gran polvareda a su alrededor. Un pelotón compuesto por quince soldados y un sargento gritón al mando corren hacia él mientras cubren la retaguardia disparando a un enemigo que no se ve, pero que parece pisarle los talones. Varios proyectiles estallan cerca del pelotón incrementando la escena bélica y la desesperación de los soldados por llegar al R-CAT 32. Una vez que los soldados están abordo, se cierra el portón y el avión comienza a elevarse verticalmente. Mientras lo hace nuevos proyectiles estallan cerca de él.

 

INTERIOR CABINA R-CAT 32

 

Raúl pilotea el avión y un joven subteniente (Emilio Sastre 26 años) le acompaña como copiloto. Tras ellos dos tripulantes, también jóvenes (Alan y Osaka 24 años) controlan el instrumental en la nave.

 

EMILIO

_ Estamos a trescientos metros del suelo, capitán.

 

RAUL

_ Bien Emilio, eleve el morro treinta grados y cuando le diga encienda turbinas principales para maniobra de escape.

 

Puede verse a través de la ventana que un proyectil estalla cerca de ellos, lo que hace tambalear bruscamente al R-CAT 32.

 

Alan se encuentra detrás de ellos

 

ALAN

_ ¡Nos disparan con batería antiaérea!

 

EMILIO

_ Estoy listo.

 

RAUL

_ ¡Ahora!

 

PLANO DEL R-CAT 32.

Se encienden las dos potentes turbinas traseras y sale disparado como un caza.

 

INTERIOR CABINA R-CAT 32

 

RAUL

_ (Al subteniente) Bien Emilio, volvamos a casa.

 

OSAKA

_ (Alarmado) ¡Nos persiguen dos cazas, capitán!

 

PLANO DE LOS CAZAS.

Surcan velozmente el cielo sobre el desierto con el fin de alcanzar al R-CAT 32.

 

INTERIOR CABINA R-CAT 32

 

Alan observa el instrumental

 

ALAN

_ ¡Los sensores indican que han activado misiles!

 

RAUL

_ Osaka, prepare señuelo.

 

PLANO DEL FUSELAJE DEL R-CAT 32.

Bajo el fuselaje se abre una compuerta y sale una torreta con cuatro misiles, puede verse también que hay dos enganches de éstos vacíos como si ya fueran usados. La torreta gira 180º hacia la cola como si automáticamente buscara los cazas.

 

PLANO DE LOS CAZAS

Ambos disparan un misil.

 

INTERIOR CABINA R-CAT 32

 

ALAM

_ ¡Nos disparan!

 

RAUL

_ Osaka, suelte señuelos

 

PLANO DE LA TORRETA BAJO EL FUSELAJE DEL R-CAT 32.

De entre los misiles de la torreta salen dos discos.

 

PLANO CON SEGUIMIENTO DE LOS DISCOS:

Se hacen a ambos lados del avión alejándose velozmente como si fueran pequeños platillos voladores.

 

PLANO DE LOS MISILES CON SEGUIMIENTO:

Desvían su rumbo hacia el R-CAT 32 y van tras los discos, los alcanzan (primero a uno y luego al otro) y estallan.

 

INTERIOR CABINA R-CAT 32

 

Emilio y los dos tripulantes festejan el haber derribado a los misiles. Raúl mira de soslayo a Emilio y sonríe levemente, pero satisfecho.

 

ALAM

_ (A Raúl) ¡Los cazas son más veloces que nosotros y nos están alcanzando!

OSAKA

_ (Preocupado) Capitán, si siguen acortándonos distancia y volvieran a dispararnos, los señuelos no servirían de nada.

 

Raúl parece disfrutar del peligro, pero nota que Emilio está sumamente nervioso.

 

RAUL

_ Tranquilo, saldremos de ésta.

 

CON REFERENCIA A UNAS COLINAS BAJAS PLANO DEL  R-CAT 32 Y LOS CAZAS TRAS EL.

 

INTERIOR CABINA R-CAT 32

 

Alan mira el instrumental

 

ALAN

_ ¡Los censores indican que vuelven a cargar misiles!

 

Osaka también mira el instrumental que tiene frente a él.

 

OSAKA

_ ¡Están a 600 metros y acercándose!

 

Raúl se dirige a Emilio disfrutando de la situación.

 

EMILIO

_ Hoy es su día de suerte subteniente, va a tener una lesión extra que no figura en los manuales. Encienda las turbinas verticales sin soltar impulso hasta que yo le diga.

 

Emilio se muestra sorprendido.

EMILIO

_ ¡Va a hacer el salto, capitán!

 

RAUL

_ Sin poder lanzar los señuelos, es nuestra única oportunidad.

 

Osaka y Alan se miran preocupados ante el salto.

 

Emilio oprime una gruesa tecla en el panel de mando y luego acciona una palanca hacia él lentamente. Un plano detalle de un indicador con tres colores, verde, amarillo y rojo  muestra como lentamente el indicador va superando el color verde y se acerca al amarillo.

 

OSAKA

_ ¡Están a cuatrocientos metros!

 

PLANO DETALLE DEL INDICADOR.

Ha superado la mitad del nivel amarillo y se acerca al rojo.

EMILIO

_ Nivel amarillo al 85 por ciento. Debo liberar impulso o fundiremos las turbinas.

 

RAUL

_ Tranquilo. Esto es como en los coches del siglo veinte, pisar el acelerador a fondo junto con el embrague y soltar a éste para que salga disparado.

 

PLANO DE LOS CAZAS ACERCANDOSE AL R – CAT 32

 

OSAKA

_ (Aterrado) ¡Trescientos cincuenta metros y perdemos velocidad por culpa de las turbinas verticales!

 

Una estridente alarma comienza a sonar dentro de la cabina.

 

PLANO DEL INDICADOR.

Ha alcanzado el nivel rojo y aparece una leyenda intermitente: WARNING.

 

EMILIO

_ (Aterrado) ¡Nivel rojo! ¡Las turbinas van a estallar!

 

ALAN

_ (Aterrado) ¿Nos disparan!

 

PLANO DE LOS CAZAS:

Ambos disparan un misil.

 

RAUL

_ (A Emilio) Suelte el impulso de las turbinas verticales y corte el de las horizontales.

 

Emilio rápidamente nueve una segunda palanca hacia él y luego oprime un enorme botón verde.

 

PRIMER PLANO DE LAS TURBINAS VERTICALES DEL R-CAT 32 TOMADAS DESDE ABAJO.

Sueltan su potencia con una tremenda energía que quema la imagen.

 

PLANO LARGO DEL R-CAT 32 Y LOS CAZAS TRAS EL.

El R-CAT 32 deja su desplazamiento horizontal al saltar súbitamente hacia arriba impulsado por las turbinas de ascenso lateral. Los misiles pasan por debajo peligrosamente cerca, casi en el mismo instante en que se eleva. Luego, mientras sigue elevándose lo hacen los cazas.

 

RAUL

_ (A Emilio) Incline el morro treinta grados, apague turbinas verticales y encienda las de cola ¡Vamos tras ellos!

 

Emilio mira a Raúl satisfecho y sonríe.

 

EMILIO

_ ¡Si, señor…!

 

PLANO DEL R-CAT 32

Se inclina treinta grados, apaga turbinas verticales y al encender las horizontales sale disparado hacia los cazas colocándose a unos ciento cincuenta metros detrás de ellos.

 

RAUL

_ (A Osaka) Prepare misiles.

 

PLANO DE LA TORRETA

Con los misiles gira 180º hacia los cazas.

 

OSAKA

_ Los tengo en la mira.

 

RAUL

_ ¡Dispare!

 

PLANO DE LA TORRETA

Salen los misiles.

 

PLANO GENERAL LARGO DE LOS MISILES ACERCANDOSE A LOS CAZAS:

Los misiles impactan casi al mismo tiempo en los dos cazas con una explosión de fogueo. Al disiparse el estallido vemos que los cazas siguen intactos.

 

INTERIOR CABINA  R-CAT 32.

La tripulación festeja alborozada.

 

INTERIOR CABINA CAZA 1

 

PILOTO.

_ (Furioso) ¡Eso no vale Raúl, has hecho trampa!

 

INTERIOR CABINA CAZA 2

 

PILOTO

_ (Furioso) ¡El salto está prohibido! ¡Deberías cumplir las órdenes!

 

 

INTERIOR CABINA R-CAT 32

 

La tripulación ríe burlándose de los pilotos de los cazas.

 

Raúl acerca a su boca el micrófono que pende de los auriculares y se dirige a los pilotos de los cazas con tono burlón.

 

RAUL

_ En un combate real no se debe confiar en el enemigo ¿¡Por que lo hicisteis conmigo!?

 

PLANO DEL R-CAT 32.

Surca velozmente el cielo sobre el desierto y desaparece tras unas colinas bajas.

 

 

ESCENA 5, INTERIOR DESPACHO DEL CORONEL _ DIA.

 

En el interior del despacho, el Coronel (54 años) se encuentra tras un ostentoso escritorio sentado en una cómoda butaca: luce un impecable uniforme. Tras él pueden verse cuadros con fotos de su carrera militar y de aviones. También su gorra colgada en un perchero. Sobre el escritorio hay dos pequeños mástiles, uno con la bandera de la Comunidad Europea y otro con la de EEUU. Frente a él, se encuentran los dos pilotos de los cazas aún vestidos con ropa de combate y sus cascos bajo el brazo. Mantienen una postura marcial. A un costado de éstos hay una ventana junto a la puerta de entrada por la cual puede verse la pista de la base y que Raúl se acerca para luego llamar.

 

CORONEL

_ Pase…

 

Raúl entra y se sorprende de ver a los dos pilotos. Aún así adopta una postura marcial frente al coronel.

 

RAÚL

_ ¿Quería verme, Coronel?

 

El Coronel lo observa un instante como si estudiara la situación y luego, molesto, niega con la cabeza.

 

CORONEL

_ Dígame Capitán, ¿qué debo hacer con Usted? Es la tercera vez que desobedece una orden directa. La última vez que le llame la atención me prometió que no volvería hacer el salto, pero no cumplió.

 

Raúl mira con fastidio a los dos pilotos y nota que estos parecen disfrutar de la situación. Luego se dirige al Coronel.

 

RAÚL

_ Si me permite, coronel…

 

 

CORONEL

_ (Enfadado) Aún no he terminado. Cada vez que hace un salto, las turbinas quedan tan deterioradas que necesitan de un servicio completo y ¿sabe cuanto le cuesta  eso a la base?

 

Raúl no responde. En su lugar mira de soslayo a los pilotos.

 

CORONEL

_ Mucho dinero y no tengo tanto presupuesto.

 

RAUL

_ Lo sé Coronel. Con su permiso quisiera alegar algo a mi favor.

 

CORONEL

_ No creo que tenga nada que alegar. Ha cometido una falta grabe.

 

RAÚL.

_ El R- CAT 32 está quedando obsoleto ante la nueva generación de cazas y su única posibilidad de escape en un eventual combate es el salto. Los pilotos deberían aprenderlo.

 

CORONEL.

_ (Furioso) ¿Está diciéndome lo que debo hacer?

 

RAUL.

_ Con todo respeto Coronel, así es y debería reconsiderarlo.

 

El Coronel sonríe molesto por su audacia.

 

CORONEL

_ Ya he reconsiderado algo. Queda suspendido temporalmente de sus funciones hasta que decida que sanción he de aplicarle. Puede retirarse.

 

RAUL

_ A la orden Coronel.

 

Raúl se encuadra, gira marcialmente sobre su talón izquierdo en dirección a la puerta y tras mirar furioso a los dos pilotos la abre y se retira.

El coronel queda unos segundos en silencio observando a los pilotos como si no supiera que  hacer con ellos y al fin exterioriza su fastidio:

 

CORONEL

_ Y a Ustedes dos debería degradarlos por idiotas.

 

PLANO MEDIO DE LOS PILOTOS

Se muestran incómodos.

 

FIN FLASH – BACK

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CUARTO BLOQUE

 

ESC. 1 _ EXTERIOR _ ESPACIO

 

PLANO DE ICARO II SURCANDO EL ESPACIO

 

ESCENA 2 _ INTERIOR, ICARO II, BODEGA DE CARGA.

 

SUBJETIVA DE LA CÁMARA

 

PANEO POR EL INTERIOR DE LA BODEGA.

El estilo de la bodega de carga es semejante a la de un avión Hércules, sólo que mucho más grande. Perfectamente sujetas a las paredes o ancladas en el suelo hay una gran cantidad de cajas de distintos tamaños. También tres vehículos. Dos de ellos parecen curiosas caravanas todo terreno por sus enormes ruedas. El tercero y mucho más pequeño, es un Explorer (se asemeja a un hammer aunque es más alto y sus ruedas son tan grandes como las de las caravanas) Junto al vehículo se encuentran Yolanda y Miguel, quienes observan con curiosidad a través de las ventanillas el interior del todoterreno.

 

SUBJETIVA DE LA CÁMARA:

El Sr. Bolt y Mónica se encuentran encuadrados para que Ricardo grabe el reportaje.

 

MONICA

_ Estoy lista Ricardo, cuando quieras empieza a grabar.

 

RICARDO

(Voz en off)

_ (Se burla) Si prestaras atención, cariño, verías que la lucecita encendida en la cámara indica que ya llevo un tiempito grabando ¿vale…?

 

Mónica le resta importancia al comentario de Ricardo, espera unos segundos como si fuera un actor intentando meterse en su personaje y al fin habla a la cámara.

 

MONICA

_ Aprovechando que el Sr. Bolt tiene que hacer una inspección de rutina en el motor neutrónico de ionización magnética inducida por Kuart y de fase 2 de de la escala Kuartey, que es el que mueve ésta nave… (Mira a Bolt satisfecha) ¿Lo dije bien, verdad?

 

BOLT.

_ Muy bien. Por eso debemos atravesar la bodega de carga para ir a la parte trasera donde se encuentra el reactor de plasma.

 

MONICA

_ ¿Está colocado ahí por seguridad, dado que emite cierta radiación fotoplásmica o…

 

Súbitamente comienza a sonar una alarma e interrumpe a Mónica.

 

El Sr. Bolt mira hacia el lugar de donde proviene el sonido. También lo hace la cámara con un barrido y encuadra a Yolanda y Miguel al lado del explorer. La puerta del vehículo está abierta y Miguel tiene la mano en el picaporte. Un segundo más tarde entra en cuadro el Sr. Bolt al acercarse. Sin perder tiempo aparta a Miguel del vehículo e introduce medio cuerpo dentro de la cabina. Un instante después deja de sonar la alarma. Bolt sale del explorer y se dirije a los adolescentes sin mostrarse enojado pero con mirada amonestadora.

:

SR. BOLT

_ ¿Acaso no les han enseñado sus padres que lo que no es de uno se mira pero no se toca?

 

MIGUEL

_ (Avergonzado) Lo siento, sólo queríamos ver como era por dentro.

 

 Mónica entra en cuadro al acercárseles furiosa.

 

MONICA

_ (Al Sr. Bolt) ¿¡Para que mierda sirve una alarma en el espacio!? ¡Ni que estuviera aparcado en la Quinta Avenida, joder! (intenta sosegarse) Bueno, si ya pasó el susto, sigamos con el reportaje (a Ricardo) Graba…

 

Ricardo desoye a Mónica y se dirige al Sr Bolt que sale de cuadro al enfocar las caravanas.

RICARDO

(Voz en off)

_ ¿Para que son esos dos vehículos que parecen caravanas todo terreno?

 

La cámara vuelve a Bolt.

 

SR. BOLT.

_ La primera es un laboratorio móvil (camina unos pasos hacia la caravana y abre la puerta) Como puede ver, con tecnología punta.

 

La cámara desde la puerta hace un paneo por el interior del laboratorio.

 

SR. BOLT

(Voz en off al estar fuera de cuadro)

_ Algunos de estos instrumentos se van a probar por primera vez en Marte…

 

 La cámara vuelve a tomar a Bolt y lo sigue hasta la segunda caravana: también abre la puerta y la cámara panea por el interior mientras Bolt habla)

 

 

 

 

 

SR. BOLT

(Voz en off)

_… y esta segunda caravana, es una unidad sanitaria también con tecnología punta. Podría hacerse en su reducido quirófano una operación quirúrgica de alto riesgo sin necesidad de viajar a la tierra.

 

La cámara sale del vehículo y vuelve a encuadrar a Bolt. Mónica furiosa se planta delante de él para que la enfoque.

 

MONICA.

_ (A Ricardo irónica) ¿Podemos seguir con el reportaje…?

 

MIGUEL

_ (A Bolt) ¿Y que autonomía tienen? (La cámara deja a Mónica y enfoca a Miguel) dado que supongo que son eléctricos.

 

Mónica entra en cuadro al reprender a Miguel.

 

MONICA

_ (Molesta) ¡Eh chaval! Un poco de educación que el Sr. Bolt está hablando conmigo.

 

MIGUEL

_ Perdone.

 

RICARDO

Voz en off

_ (A Mónica) Nada de perdón, que a mí también me interesa saberlo (Ricardo deja de enfocar a Mónica y Miguel para encuadrar a  Bolt) Le escucho…

 

SR. BOLT

_ Como puedes ver cada caravana está montada en un trailer y como bien dijo Miguel funcionan con energía solar, lo que le da una autonomía ilimitada. El laboratorio, una vez que lo dejemos en la base, tendrá que recorrer ciento cincuenta kilómetros hasta la colonia uno y la unidad sanitaria, noventa hasta la colonia tres. 

 

MIGUEL

_ ¿Que velocidad alcanzan?

 

SR. BOLT.

_ Sesenta kilómetros a la hora máxima. Obviamente no necesitan ir más ligero. En Marte no hay autopistas.

 

Mónica se impacienta y aparta a Miguel de Bolt, volviendo a entrar en cuadro al colocarse a su lado.

 

MONICA

_ Si mal no recuerdo, le estaba reporteando.

 

SR. BOLT.

_ Si claro. Prosigamos…

 

Bolt deja de mirar a la cámara. Algo más allá de ésta le llama la atención y sale de cuadro al dirigirse hacia ese lugar. La cámara deja de enfocar a Mónica para seguirle y Bolt vuelve a ser encuadrado acercándose a Yolanda que está frente a una especie de rifles enganchados en la pared con algo en la punta del cañón parecido a un embudo y un pequeño displey en el lugar de la mira.

 

SR. BOLT.

_ ¡No toques eso!

 

MONICA

(Voz en off al quedar fuera del cuadro)

_ ¡Mierda, mierda y mierda!

 

YOLANDA

_ (A bolt) ¡No iba tocarlo!

 

Miguel se les acerca

 

MIGUEL

¿¡Es lo que creo que es!? ¿Un DGS? ¿Un detector geológico sónico?

 

SR. BOLT.

_ Veo que conoces al aparato.

 

MIGUEL

_ Algo. Me pregunto si me dejaría copiar el sofward a mi tablet.

 

YOLANDA

_ (A Miguel)  ¿Y para que lo quieres? ¿Acaso eres geólogo?

 

MIGUEL

_ Tengo mis razones

 

SR BOLT.

_ Supongo que el que hayáis sido elegidos para este viaje os da ciertos privilegios.

 

El Sr, Bolt coge uno, le saca una cápsula de la culata, la guarda en el bolsillo y le entrega el DGS a Miguel

 

YOLANDA

_ ¿Por qué le ha quitado eso?

 

 

SR. BOLT.

_ Por si oprime el interruptor que no le hagas daño a nadie.

 

Se escucha un súbito zumbido y luego en off el grito aterrado de Mónica. La cámara panea hacia ella rápidamente y entra en cuadro con el cabello erizado como si hubiera recibido una descarga eléctrica.

 

FIN SUJESTIVA DE LA CAMARA

 

PLANO DETALLE DE LA MANO DE MIGUEL EN EL INTERRUPTOR DEL DGS Y PANEO HACIA UN PRIMER PLANO DE SU CARA: Con expresión de culpabilidad, parece no saber que decir.

 

Mónica se apoya frustrada contra la pared y se deja deslizar por ella hasta quedar sentada en el suelo: lloriquea.

 

MONICA

_ ¡Esto no puede estar pasándome! ¡Os estáis quedando conmigo como si fuera idiota! ¡Es un complot!

 

Ricardo se acerca a Mónica, pero ella intenta apartarlo lanzándole manotones histéricos.

 

RICARDO

_ (Con afectación) Nadie intenta fastidiarte. Ha sido un accidente.

 

MONICA

_ Ha sido apropósito, no les caigo bien.

 

RICARDO

_ Eso es mentira. Miguel me dijo que su padre no se pierde un noticiero donde tú hagas un reportaje ¡Te admira!

 

MONICA.

_ ¡Me tomas por tonta…! Lo… lo dices para animarme.

 

Sin que Mónica lo note le guiña un ojo a Miguel para que le siga la corriente.

 

MIGUEL

_ E… es verdad. Y, y  yo también los miro. Los pasan a las siete por la cadena internacional.

 

Ricardo saca un peine del bolsillo y comienza a peinarla como si fuera una niña. Lo hace con dificultad, pues al estar su cabello cargado de estática, por más que intenta alisarlo vuelve a quedarle de punta.

 

RICARDO

_ (Mientras la peina) ¿Lo ves? Anda. Tú eres una profesional. Te he visto superar verdaderos obstáculos para conseguir una nota. ¿Vas a dejar que esto te afecte? Ponte en pié que el Sr. Bolt esta ansioso por mostrarte el motor de plasma.

 

Mónica se toca el cabello sumamente preocupada.

 

MONICA

_ ¿Cómo está mi pelo? ¡Necesito un espejo!

 

RICARDO

_ Tranquila tu pelo está bien.

 

MONICA

_ ¿Y la cara! Aun no se me ha deshinchado ¡Debo parecer un monstruo.

 

RICARDO

_ Bueno, le da realismo a la nota. Es lo que la gente quiere ver… como afecta la gravedad a quienes viajan por el espacio.

 

Mónica medita la situación como si quisiera sacarle provecho.

 

MONICA

_ ¿Te parece…?

 

RICARDO

_ ¡Claro!

 

Ricardo le extiende la mano para que se incorpore y ella, tras vacilar un instante, la acepta.

 

MONICA

_ ¿No estoy muy despeinada?

 

RICARDO

_ Estás muy natural.

 

CORTE A:

 

 

ESC. 3 _  INTERIOR ICARO II, BODEGA DE CARGA, POPA

 

SUBJETIVA DE LA CAMARA.

 

Mónica peinada ridículamente gracias a la estática que aun permanece en su pelo se halla al lado del Sr. Bolt, quien oprime unas teclas en un panel y se eleva una cortina metálica dejando al descubierto tras un grueso cristal un enorme cilindro transparente en cuyo interior fluoresce un gas con los colores del arco iris que parecen mezclarse sin desteñirse. Del cilindro salen numerosos tubos que van a lo que parecen ser cierto tipo de maquinas.

 

MONICA

_ ¡Es impresionante! De hecho asusta.

SR. BOLT

_ Sin embargo no hay porque temer. Nerus, el ordenador central, lo controla. A tal punto que es quien lo enciende y apaga. Sin Nerus controlándolo, la nave no podría despegar de la tierra. Además, por seguridad, sería imposible poner en funcionamiento manualmente los motores de ICARO II. No existe comando alguno para hacerlo.

 

MONICA

_ Y teniendo en cuenta que últimamente Industrias Harrington a sido el blanco de terroristas ecológicos, supongo que Nerus posee algún sistema de seguridad para que ningún pirata informático pueda acceder a él.

 

SR. BOLT

_ Para activar a Nerus se necesita una clave muy compleja. Por seguridad esta se halla en una caja blindada en la tierra. Obviamente, hay otra igual en las mismas condiciones en Marte.

 

MONICA.

_ Aun así con tanta seguridad, no puedo evitar sentirme como si llevara una bomba atómica en el maletero del coche.

 

 

 

ESC. 4 _ EXTERIOR _ PUEBLO DE TITULCIA, MADRID _ DIA

 

FLASH_BACK

 

Titulcia es un pequeño pueblo de la comunidad de Madrid emplazado sobre uno de los cerros bajos que abundan en la Vega del Jarama. Miguel y su padre se encuentran en el campo y tras ellos, más allá del río, puede verse a lo lejos al pueblo sobre el cerro. El padre de Miguel tiene un detector sónico de metales en la mano y lo pasa suavemente sobre la hierba (Se parece mucho al de la escena 6 del bloque anterior, sólo que es más pequeño)

 

MIGUEL

_ Realmente admiro tu paciencia. Te tiras días, por no decir semanas o meses buscando.

 

PADRE

_ Si quieres encontrar algo, debes tenerla. Este sitio está lleno de reliquias antiguas. Los romanos estuvieron asentados aquí muchos años y si mis cálculos son correctos, éste es un buen sitio donde buscar, cerca del río.

 

MIGUEL

_ Deberías tener un aparato más potente, o más moderno. Eso te ahorraría tiempo.

 

 

PADRE

_ El aparato está bien. Lo que necesito es cambiarle el sofward. El que tengo solo detecta metales, pero lo ideal sería contar con uno que también analice el suelo para dar con algún objeto de cerámica o loza. Si alguna vez he encontrado una vasija, fue gracias a que detecté un objeto metálico y di con ella por casualidad. Pero bueno, con mi sueldo de profesor de historia en el instituto, a duras penas logré pagar en cuotas éste trasto y no estoy para comprarle otro sofward.

 

MIGUEL

_ A veces me pregunto si no es delito lo que haces. Tienes un montón de piezas en casa y si la policía se enterase te meterías en problemas por no declararlas.

 

PADRE

_ Ya sé que son patrimonio de todos, pero si terminaran en un museo tendría que pagar para verlas aunque haya sido yo quien las encontró. Además, estoy reconstruyendo la historia del pueblo y no creo  que halla nada malo en ello (niega con la cabeza) ¿Sabes hijo? Me estoy haciendo viejo y debo conformarme con mi empleo de profesor de instituto y con éste hobby de encontrar reliquias. Cuando era un chaval como tú, soñaba con tener grandes aventuras como Indiana Johns. Gracias a sus películas, creo que me decidí a estudiar arqueología. Pero la realidad es que nunca salí de España. En cambio tú vas a viajar al espacio.

 

MIGUEL

_ Tuve suerte.

 

PADRE

_ (Sonríe satisfecho) Si no fueras buen estudiante, las autoridades del colegio no te habrían elegido para que lo representaras en el concurso para viajar en ICARO II. No hijo, eso se llama esfuerzo.

 

PRIMER PLANO DE MIGUEL Y FUNDIDO ENCADENADO CON LA PROXIMA ESCENA.

 

FIN FLAS_BACK

 

 

ESC. 5 _ INTERIOR, ICARO II.

 

PRIMER PLANO DE MIGUEL A MODO DE EMPALME CON LA ESCENA ANTERIOR.

 

Miguel mira su tablet conectada al DGS bajando el sofward mientras Berrkoff se le acerca y detiene a su lado.

 

BERKOFF

_ Miguel, vas a tener que dejar eso.

 

MIGUEL.

_ Unos segundos más y termino.

 

BERKOFF

_ Bien…

 

Berkoff observa al pasaje. Algunos están sentados en sus butacas y otros de pié conversando animadamente.

 

BERKOFF

_ (Al pasaje) ¡Por favor! Prestar atención, el comandante Parker quiere deciros algo.

 

Detrás de Miguel, Mónica y Ricardo se hallan sentados en una de las butacas dobles. Ricardo parece dormir profundamente con la boca abierta, en cambio Mónica lee una revista de moda. Al escuchar a Berkoff le da un codazo y Ricardo despierta de un sobresalto.

 

RICARDO

_ ¡Qué pasa…!

 

MONICA

_ Coge la cámara que va a hablar el comandante.

 

El Comandante Parker se acerca a Berkoff y espera que el pasaje haga silencio. Entre tanto Ricardo se acomoda frente a él y le enfoca con la cámara.

 

PARKER

_ Ya habéis disfrutado de la experiencia de la falta de gravedad, Aunque algunos (Mira a Mónica primero y a Frida después) hayan sufrido sus consecuencias más que otros. También habéis visto la tierra y la luna como muy pocos lo han hecho, desde el espacio. Sin embargo lo que sigue de aquí hasta hallarnos a Marte no es nada divertido. Debemos pasar noventa días encerrados en esta lata de sardinas sin otro paisaje a través de las ventanillas que la inmensidad del espacio y lo peor, sin nada que hacer para entreteneros. Como no estáis preparados psicológicamente para la convivencia en un espacio tan reducido, aunque la nave os parezca grande, pronto sufriréis las consecuencias del desgaste entre vosotros.

 

John desde su butaca de pasajero intenta ser gracioso.

 

JOHN

_ ¡Que no somos tan mala gente!

 

Bolt deja su butaca cerca de cierto panel de instrumentos y se acerca a Parker para luego dirigirse a John.

SR. BOLT.

_ Seguramente. Pero quizás el Sr. Dupont podría hablarnos del tema, dado que es psicólogo.

 

Bolt señala con la mirada a Alein Dupont (40 años, pasajero)  que se encuentra de pié al lado de John.

 

ALEIN

_ Se equivoca Sr. Bolt, solo soy un simple empleado de oficina que trabaja en una clínica psiquiatrita.

 

SR. BOLT.

_ Tendré que revisar mis datos.

 

ALEIN

_ Aunque no sea psicólogo, ya veo a donde nos lleva esta conversación. Ha llegado la hora de meternos en esos cilindros que están en el otro compartimiento de la nave y así evitar que nos peleemos entre nosotros.

 

CORTE A:

 

 

ESC. 6 _ IMTERIOR ICARO II, COMPARTIMIENTO DE RETARDO BIOLÓGICO.

 

Repartidas a ambos lados del compartimiento hay varias cápsulas verticales con la tapa transparente abierta y conectadas a un panel de instrumentos que se halla entre ellas. Excepto el Sr. Bolt que viste su mono espacial, tanto el pasaje (derecha) como la tripulación (izquierda) están al lado de la cápsula que le corresponde y han cambiado los monos por un pantalón corto y camiseta de tiras: todos están descalzos.

 

SR. BOLT.

_ No se trata solo de evitar que os peleéis entre Vosotros. También se trata de ahorrar energía del motor de plasma. Mantener tanto el soporte de vida como el gravitacional requiere una gran dosis de energía que necesitamos para llegar a Marte y volver.

 

PARKER

_ Además en este momento, aunque no lo notéis, estamos siendo bombardeados por rayos cósmicos y la exposición prolongada a ellos es perjudicial para la salud. Las cápsulas pueden protegernos en un setenta por ciento.

 

 

Melanie Waltz (27 años, pasajera) alza la mano para llamar la atención de Bolt.

 

MELANIE

_ Sr. Bolt ¿es verdad que una mujer no podría quedar embarazada en el espacio?

 

SR BOLT

_ Debería preguntárselo a la Doctora.

 

SILVIA

_ Con el bombardeo cósmico al que estamos sometidos, un feto no tendría muchas posibilidades de sobrevivir.

 

John se encuentra en la capsula que está frente a la de Patricia y la mira preocupado. Pero también con cierto lívido al observar como al hallarse en camiseta de tiras, esta realza sus pechos.

 

JOHN

_ ¿Y tampoco tener relaciones sexuales?

 

SILVIA

_ Si sin gravedad en el espacio no puedes llorar porque a una lágrima le es imposible aflorar, no creo que sea capaz de una buena erección.

 

El pasaje ríe divertidamente ante la cara de frustración de John.

 

Tony está al lado de Berkoff y se dirige a ella insinuante.

 

TONY

_ No creo que sea mí caso. Es algo que debería probar.

 

BERKOFF

_ ¿Eso quiere decir que en los dos viajes que has hecho por el espacio nunca se te a puesto dura?

 

Vuelven a reír todos.

 

Silvia coge de sobre el panel de instrumentos algo que parece una pistola: se trata de un artilugio para colocar inyecciones que cambia automáticamente de cánulas.

 

SILVIA

_ Quiero que a medida que os valla inyectando os metáis en la capsula.

 

Raúl se encuentra de pié junto a la primer cápsula y se anticipa a Silvia ofreciéndole el briazo para que le inyecte.

 

RAUL

_ ¿Para que es eso?

 

SILVIA

_ Para que tengáis un buen sueño.

 

Patricia lo inyecta y Raúl se mete en la capsula. Luego le ayuda a colocarse la mascarilla que cuelga de un tubo flexible en la capsula para mostrarle al resto del pasaje los pasos a seguir.

 

SILVIA

_ Tras colocaros la mascarilla debéis apoyar bien la espalda contra el fondo de la capsula.

 

Como ejemplo le da un sutil empujón a Raúl. Al tocar su espalda contra el fondo se acciona un dispositivo y de inmediato es abrazado por varias bandas de aspecto metálico pero elásticas, que salen de los costados de la cápsula hasta cubrirlo desde el cuello a los pies, quedando éstos afuera y los brazos dentro: las bandas se ajustan a la forma de su cuerpo y la que cubre su pecho tiene una serie de diminutas lamparillas a modo de indicadores.

 

SILVIA

_ Como podéis ver es muy sencillo. Una vez en la cápsula vuestras funciones biológicas se retardaran de tal modo que tres días equivaldrán a un minuto de vuestra vida. Para cuando despertéis dentro de tres meses será como si hubierais dormido una siesta de media hora.

 

John alude a las bandas.

 

JOHN

_ ¿Y es necesaria esa camisa de fuerza?

 

SILVIA

_ Estas bandas le harán hacer a vuestros músculos ejercicios periódicos, para que no se atrofien por inactividad ni sufran las consecuencias de la falta de gravedad y así cuando os despertéis podáis manteneros en pié.

 

Silvia oprime una tecla en el panel de control y la tapa transparente cierra la capsula herméticamente. Casi de inmediato es llenada por un gas azul que emerge de la parte inferior y sube hasta cubrir por completo a Raúl; su cuerpo es una vaga silueta envuelta por el gas.

Silvia observa al pasaje y descubre que se muestran asustados ante lo que acaban de ver.

 

SILVIA

_ Tranquilos. Raúl lleva un minuto dormido (mira el artilugio para colocar inyecciones en su mano) No se ha enterado de nada.

 

Alain es el próximo en la hilera de capsulas y no puede disimular el temor que le embarga. Sobre todo cuando Silvia se coloca delante de él.

 

ALAIN

_ Es… es preciso toda esta parafernalia.

 

Silvia le coge el brazo y le aplica la inyección.

 

SILVIA

_ Al menos que quieras ser el único despierto en la nave…

 

ALAIN

_ (Galante) Pero podríamos quedar los dos. Digo, así no nos aburriríamos.

 

Silvia le pone la máscara en la cara para que calle, aunque el tiene que terminar de ajustársela. Tras apoyar la espalda contra el fondo, la capsula repite la misma operación que la de Raúl

 

Melanie es la próxima en la hilera y la espera con el brazo extendido: también se muestra preocupada.

 

MELANIE

_ ¿Estás segura que he de quedarme dormida antes de que salga el gas?

 

SILVIA

_ ¡Claro! para eso está la mascarilla… por si tardaras en dormirte.

 

El temor hace que Melanie no pierda tiempo en colocarse la mascarilla. Pero en su apuro torpemente apoya la espalda contra el fondo de la capsula y es abrazada por las bandas, lo que la lleva a gritar ridículamente alarmada. A Silvia le hace gracia el accidente y le acomoda la mascarilla para que deje de gritar. A pesar que se resiste para impedirlo, rápidamente se queda dormida. Una vez hecho esto, deja a Melanie y se acerca a Yolanda para aplicarle la inyección. La adolescente se encuentra extremadamente nerviosa, más que el resto del pasaje, inclusive un fino sudor perla su frente. Silvia descubre el pequeño silbato que a modo de amuleto cuelga de una cadenita en su cuello.

 

SILVIA

_ Tienes que quitarte eso.

 

Yolanda se muestra renuente a obedecer.

 

YOLANDA

_ ¿Es necesario?

 

SILVIA

_ Es por tu bien.

 

Yolanda la mira como si se resistiera a hacerlo.

 

SILVIA

_ Si dejo que te lo quedes, se te pegaría a la piel y podría provocarte una herida.

 

Yolanda amaga quitárselo, pero no puede: su nerviosismo se lo impide.

 

YOLANDA

_ No puedo Doctora, no puedo. Debo quedarme con él.

 

Berkoff observa la escena y se acerca.

 

BERKOFF

_ Tranquila chica… tranquila. Confía en Silvia.

 

Yolanda asiente con la cabeza, y Berkoff se lo quita del cuello. Silvia aprovecha para colocarle la inyección.

 

YOLANDA

_ Confío en ti.

 

BERKOFF

_ Vale.

 

Jonh le sigue a Yolanda en la hilera de cápsulas. Con su preocupación distrae a Silvia y a Berkoff.

 

JOHN

_ Sabe doctora, las cápsulas me dan mala espina. Y no es que sufra de claustrofobia. Pero parecen ataúdes espaciales.

 

Silvia y Berkoff le miran con fastidio y como si acabara de decir una estupidez.

 

SILVIA

_ Créeme John, que son muy seguras. Están controladas por Nerus y en caso de que algo no funcionara nos despertaría. Pero, eso no va a pasar.

 

El comentario de John hace que los nervios de Yolanda estallen y enajenada deja su cápsula para correr hacía Parker a quien coge de los hombros suplicante.

 

YOLANDA

_ ¡Por favor Comandante! ¡Las cápsulas no! ¡No debemos quedarnos dormidos! ¡Tengo un mal presentimiento! ¡Tiene que hacerme caso! ¡Moriremos todos!

 

El pasaje mira a Yolanda sorprendido por su actitud y su mal presentimiento contagia a más de uno.

 

Parker parece no saber como reaccionar.

 

PARKER

_ Nadie va a morir. Hice este viaje varias veces y créeme, solo va a ser como una siesta.

 

Yolanda le suelta y grita histérica.

YOLANDA

_ ¡Es que no lo entiende! (Gira hacia el pasaje) ¡Nadie lo entiende!

 

Se aparta de Parker y se precipita sobre el panel de control que está entre las cápsulas como si quisiera desconectarlas, pero Berkoff la detiene antes de que oprima alguna tecla, cogiéndola por detrás y luego girándola hacia ella.

 

BERKOFF

_ ¡Tranquila, guapa! No te va a pasar nada.

 

Berkoff nota como el cuerpo de Yolanda va perdiendo fuerza hasta quedar dormida en sus brazos.

Parker se acerca preocupado. También lo hace Silvia. El resto de la gente se mira entre ella.

 

Parker preocupado se acerca a Berkoff.

 

PARKER

_ ¿Está bien?

 

Silvia apoya en el cuello de Yolanda un pequeño aparato no más grande que un mechero y tras esperar un segundo lo retira para luego leer la lectura que este le proporciona en un displey.

 

SILVIA

_ Si está bien, su excitación hizo que la droga hiciera efecto enseguida.

 

Parker la aparta de Berkoff para alzarla en sus brazos y la acomoda en su cápsula. Silvia le coloca la mascarilla y de inmediato es cogida por las bandas para luego la cápsula seguir con la rutina de biosuspensión. Mientras esto sucede, Silvia se dirige molesta a John.

 

SILVIA

_ Podría haberse guardado su cometario.

 

Jhon baja la cabeza avergonzado y le extiende el brazo para que le coloque la inyección

 

JOHN

_ Lo siento…

 

Tras inyectarle observa que Berkoff mira el amuleto en su mano.

 

SILVIA

_ ¿¡Un silbato!?

 

BERKOFF

_ Debe tener un gran valor sentimental para ella, no ha dejado de apretarlo en su mano desde que despegamos.

 

Silvia se muestra inquieta, como si por un momento también sintiera pánico.

 

SILVIA

_ Parecía muy convencida de que algo malo va a pasarnos.

 

Plano del silbato en la mano de Berkoff

 

FUNDE A NEGRO A MODO DE ELIPSIS DE TIEMPO

 

 

ESC. 7 _ IMTERIOR ICARO II, COMPARTIMIENTO DE RETARDO BIOLÓGICO/ CABINA DE MANDO. .

 

ABRE DE NEGRO

 

Un paneo muestra que excepto el Sr. Bolt y Silvia, todos están dormidos en sus cápsulas de suspensión biológica. El Sr. Bolt tiene en su mano el artilugio para colocar inyecciones y Silvia está a punto de entrar en su cápsula..

 

SILVIA

_ ¿Está seguro que no necesita meterse en una cápsula?

 

Silvia le ofrece el brazo a Bolt para que la inyecte.

 

SR. BOLT.

_ Tranquila. Mis neuro chips controlan mi organismo y no necesito de la cápsula para entrar en suspensión biológica. Solo debo ir a mí butaca y conectarme a Nerus.

 

La inyecta.

 

SILVIA

_ Vale. Supongo que alguien debe ser el último para apagar la luz.

 

Silvia se coloca la máscara, es envuelta por las bandas y se repite la misma operación que en las cápsulas que la precedieron.

Bolt deja el compartimiento, tras él se apagan las luces automáticamente y entra en la cabina de mando. Sin prisa se acomoda en su butaca que está junto a la del comandante en el centro de la cabina y detrás de la de los pilotos. Observa como frente a el unas cortinas exteriores a los enormes ventanales bajan sobre ellos y oculta las estrellas dispersas por el espacio. El Sr. Bolt cierra los ojos.

 

Con referencia al Sr. Bolt, plano del monitor de Nerus

 

“CONECCION ESTABLECIDA”

Las luces se apagan.

 

 

LEYENDA

            Continuará…

 

 

FIN DEL EPISODIO 1

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada